LA MATANZA DE VIRGINIA

La noticia se repite: “Un hombre de mediana edad y en principio sin antecedentes penales aniquila al menos a 32 estudiantes en una Univesidad de Virginia, hiriendo a unos doce más”. ( Nota irritante de la noticia: la absoluta ineptitud de la actuación de la policía)

virg.jpg

Algunos no se sorprenden,  recuerdan las noticias de la masacre de Austin en 1966 por aquel que disparaba desde un campanario, la matanza en Columbine en 1993 perpetrada por dos estudiantes, los asesinatos en
la Universidad de Arkansas en el 2000 y los de
la Universidad del Estado de San Diego en 1996,
los de un Instituto del norte de Minessota en 2005, los disparos por un repartidor de leche a diez niños de entre 6 y 14 años en la escuela de primaria West Nikel en 2006 o el asesinato de un director de una escuela al Oeste de Wisconsin, sin aludir a numerosas noticias por no redundar.

Nuevamente, los crímenes vuelven a estar amparados por el derecho constitucional americano, que se recoge en la segunda enmienda de la constitución que  a su vez data del siglo XVIII. Para los americanos sigue siendo primordial la facilidad y necesidad de disposición de armas, cómo explicar si no que este precepto anciano siga vigente sin restricción o límite alguno legitimando tantos y tantos crímenes. Cómo entender por ejemplo el dato de que en EEUU se produce el mayor número de suicidios por arma de fuego, o los numerosos incidentes con ésta entre los jóvenes. Cómo defender desde la famosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) – que por ironías de la vida tiene su sede en Virginia – la facilidad con la que un energúmeno o un chiflado compra su “nueve milímetros”.

 Gracias al caso “Puerto Hurraco” cometido eso sí de manera más rústica, aquí no podemos tirar piedras y salvarnos, pero afortunadamente estos sucesos siguen siendo infrecuentes y aislados, lo que me hace reflexionar aún más sobre lo que ocurre en EEUU, donde se venden además las armas de fuego más inauditas. Desde luego, sucesos cómo éste deberían poner en tela de juicio las políticas estatales sobre el control y el uso de armas, apuntémonos los españolitos, pues algún documental desvela cómo se compra un reconocimiento médico por 35E, y sólo basta ver un día los sucesos escabrosos del patético programa de “gente” para comprobar el escaso control ejercido sobre la posesión de armas.

En cualquier caso, no sé cuantas lecciones van a necesitar los estadounidenses para que implanten una política restrictiva sobre el uso y porte de armas. ¿Tienen memoria pez en este país que parecen olvidar todas sus tragedias? ¿incrementa la seguridad ciudadana el porte de armas cuando la violencia se nutre a su costa? Me gustaría que Charlos Heston o algún amigo suyo me argumentase, porque no lo entiendo.

Mrs. Bones

 

 

Explore posts in the same categories: Actualidad, La Escopeta Tonetti, Mrs.Bones

6 comentarios en “LA MATANZA DE VIRGINIA”

  1. SEÑOR FEUDAL Says:

    Pues si, pero imaginate que eso pasara en España, pueblo que ha sido y es, de envidias y rencores ¿Qué pasaría?. Lo de los permisos está controlado, quizás no tanto como debería ser. Pero eso es como todo, si tienes 400 € y conoces a alguien en el llano en Málaga, te puede conseguir una 9 mm con munición y todo.(y te puedo asegurar que es cierto). Tener armas no te asegura nada,, y no tenerlas tampoco.
    A Charlton heston, le doy la razón en que las armas por si solas no matan, sino que son las personas que las que lo hacen.Estados unidos tiene un gran problema con este asunto que deberían estudiarlo con profundidad, y no dejarse influenciar por los intereses de las industrias armamentísticas. Esperemos que hechos como este no se vuelvan a repetir.

  2. Ana Says:

    Es triste y, por desgracia, probablemente vuelva a repetirse (como viene repitiéndose cada cierto tiempo). No lo entiendo, la verdad. No entiendo cómo pueden ocurrir tragedias de este calibre y aún así, cualquiera pueda hacerse con un arma tan fácilmente. ¿A qué esperan para cambiar esta situación? Definitivamente, no entiendo a los norteamericanos.

  3. jose antonio Says:

    Yo si lo entiendo. Mrs. Bones lo explica perfectamente en su artículo.No es tan fácil cambiarlo.Son muchos los entresijos que amparan el derecho a la posesión de armas en los Estados Unidos. Para empezar está en la constitución de 1709 o por ahi (2ª Enmienda). Quizá tienen el Lobby más poderoso de la tierra en pro de sus intereses y cada estado tiene su propia legislación. Hay más de 23.000 reglas concernientes a la posesión de armas. Y para terminar, la política del terror que los gobiernos americanos han expandido entre su pueblo.
    Como eso no va ocurrir, cada cierto tiempo habrá algún pirado que se líe a tiros en algún centro.

  4. Monsergas Says:

    Aún así, a mi no me tranquiliza que algunos de mis vecinos tengan escopetas en casa (ya se sabe, tierra de caza). He mos importado los Mc Donalds, los Toy´s are us, Independence Day , a Britney Spears y muchas mierdas que me parcen increibles ¿Por que no vamos a importar esto?, nuestro modo de vida se parece cada vez más al suyo, y no nos engañemos, aqui las armas las tenemos.

    Como conclusión: Armas para nadie, pero si mi vecino tiene una… yo quiero otra, que coño.

  5. Ana Says:

    Pues yo no quiero una ni en pintura, susto me da pensar que aquí pase como allí…pero desgraciadamente Monsergas tiene razón, terminaremos importando eso también

  6. Mrs.Bones Says:

    Espero que conservemos el sentido común como hasta ahora la comida mediterránea, porque da pánico pensar en el modelo que venimos copiando en tantas tantas cosas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: