LA GRAN DAMA DEL JAZZ

 

e.jpg

Lo primero que llama la atención de ella cuando la ves es su belleza, es inevitable, su melena rubia, su cara risueña y un cuerpazo de quitar la respiración. Pero, poco a poco, su atractiva anatomía va quedando en un segundo plano ante la magia de sus manos frente al piano y la dulce cadencia de su voz. Os hablo de la gran dama del Jazz, la canadiense Diana Krall.

Hace unos años, en una de mis múltiples salidas nocturnas, me encontraba tomando una copa en un bar cuyo nombre no puedo o no quiero acordarme. Estaba solo olvidando las penas o festejando alegrías, qué se yo, cuando la oí por primera vez. La magia de aquella canción, “The look of love” acompañó el Jack Daniel´s con Coca-Cola que tomaba. Le pregunté a la camarera y me enseñó la portada de aquel CD. En la fotografía aparecía una rubia muy guapa con un vestido negro y se llamaba Diana Krall. Apunté su nombre y el título del disco y al día siguiente, aún bajo los efectos de una resaca de órdago, me presenté en la primera tienda de discos que se cruzó en mi deambular por las calles malacitanas. Compré el CD, consecuente del riesgo que tomaba gastándome una fortuna para que no me gustara. No sabía quién era aquella rubia ni el tipo de música que hacía, pero igual que Ulises con los cantos de sirena, quedé hechizado por aquella voz y esa canción. No me equivoqué. 

fsf.jpg                               

Lo escuché con devoción y me enamoró. Desde entonces, cuando necesito tranquilidad y sosiego en mi vida, acudo a ella para que me relaje. Se convirtió en esa vieja amiga que aunque estés mucho tiempo sin saber de ella, sabes en qué lugar se encuentra y que estará dispuesta a pasar contigo el tiempo que necesites.

Su música es ideal para tenerla de fondo. Muchas veces la ponía cuando trabajaba en aquellas largas tardes invernales, logrando que la rutina se hiciese más llevadera.

Ahora mientras escribo estas líneas, en el silencio de la noche, su disco “The girl in the other room” suena  de fondo y me susurra al oído el placer que transmiten sus palabras.

Diana Krall no es ninguna novata en esto de la música. Si no recuerdo mal, puede tener tranquilamente doce o trece discos publicados. En cada uno de ellos demuestra el dominio y liderazgo que ostenta entre las voces femeninas del Jazz.

Escuchadla, no os defraudará. Tranquilizará ese ajetreo al que nos somete el infernal ritmo de vida que llevamos y que nos está volviendo a todos cada vez más locos. Ella sabrá encontrar el remedio para calmar vuestros nervios.

Espero que os guste. Como siempre, un placer.

José Antonio Moreno

Anuncios
Explore posts in the same categories: Acordes y Desacordes, josé antonio moreno, Música, Videos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: