VERANO ES SINÓNIMO DE INCENDIOS

Estos días me estoy dedicando a relatar, a modo de sumario más bien negativo, las consecuencias que el verano produce en nuestra sociedad y en nuestras vidas, independientemente del país en donde residamos. Algo de lo que no me podía olvidar es de los incendios forestales, eterna pesadilla estival.

010d3genp1_1.jpg

Desgraciadamente, estos últimos días, el tema vuelve a ser de actualidad. Las dos principales islas de Canarias están siendo devoradas por las llamas.

El peor de los casos es el de la isla de Gran Canaria, que ha sufrido el mayor desastre ecológico de toda su historia, según el cabildo de la isla.

Y lo peor de todo, como también suele ser habitual es que ha sido ejecutado y provocado por el ser humano. No se ha tratado de un accidente, el lumbreras que lo ha provocado lo ha hecho en represalia por su situación laboral. Con dos cojones. Como considera que lo han jodido pues el chaval provoca un desastre ecológico del que la isla muy difícilmente podrá recuperarse alguna vez. Miles de hectáreas, animales, árboles, casas, todo completamente calcinado porque a este hijo de puta no se le ha ocurrido otra manera de protestar.  Y además, para mayor INRI, es un agente forestal o algo parecido.

 

gdf.jpgjth.jpg

¿Cómo se puede llegar  a este extremo? ¿Qué placer hay en calcinar el pulmón de una isla? Las consecuencias son apocalípticas para Gran Canaria.

Por desgracia, la isla y sus habitantes sufrirán en sus carnes y en su salud la brillante acción de este descerebrado.

Esto cada año va a peor. Al inevitable desastre ecológico que padecemos con el cambio climático, encima hay que padecer las acciones de estos fenómenos del género humano que nos amenizan las jornadas veraniegas con terribles incendios, acelerando más si cabe la desertización  del suelo patrio.

Da pánico ver las fotos de satélite en el que se puede observar las islas del archipiélago canario envueltas en el humo de estos incendios dantescos.

A la imprudencia y torpeza propia de la condición humana (colillas, hogueras mal hechas, barbacoas sin apagar,…), debemos sumar la mala leche hipnata de la naturaleza del hombre., al que no le importa tirar piedras sobre su propio tejado.

gfd.jpg

Mientras el peso de la ley no caiga con toda su justicia sobre estos canallas, seguiremos sufriendo cada verano más incendios hasta que no nos quede más remedio que realizar senderismo en un inmenso desierto. Eso es lo que hay.

Lord Buworld.

  

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: