UN LUJO A MI ALCANCE

Uno analiza su vida, lo que hace bien y lo que hace mal, cuales son sus aficiones y lo que detesta. La jornada laboral en mi caso es muy extensa, pues se eleva hasta las casi doce horas diarias. Los días son extensos, maratonianos, tensos y cualquier momento en los que uno sale de la rutina, se agradecen.

dsadasd.jpg

 

Hoy ha sido uno de esos días en los que he conseguido romper un poco mi tedio diario.

A mediodía tengo un poco de tiempo para comer, hemos conseguido que en la empresa nos permitan comer, porque si por ellos fuera, ni eso. Somos números que han de producir, si no inmediatamente nos cae el calificativo de improductivos. Pero no quiero desviarme del tema.

Tengo la inmensa fortuna de vivir y trabajar cerca del mar. Mi lugar de trabajo se encuentra a trescientos metros de la playa, en el litoral malacitano. Hoy el sol brillaba como a mi me gusta, en esos días templados del otoño, donde el termómetro se estanca en los 20ºC y logra que se convierta en un día hermoso. Algo muy común para los turistas como es coger la toalla y tumbarte al sol, no es un ejercicio que yo practique en demasía. Pero hoy el aire y la tranquilidad de una playa libre de hordas destructoras me invitaba a visitar ese lugar.

Sólo ha sido una hora escasa, escuchando el susurro marino y me he dicho, joder, qué poco necesita uno para ser feliz.

ds.jpg

 

Cuanto estrés, cuanta mierda, cuantas malas caras ha de soportar uno al cabo del día, pero ese momento ha sido un lujo a mi alcance que me ha hecho reflexionar y llegar a la conclusión de que si queremos, el día puede adquirir otro tinte, alejado del gris.

Por unos momentos dejé de ser el hombre del traje gris, como diría Sabina, para disfrutar de la desnudez de mi propio yo.

Lo dicho, un lujo a mi alcance.

José Antonio Moreno

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos, josé antonio moreno, Reflexion

2 comentarios en “UN LUJO A MI ALCANCE”

  1. SEÑOR FEUDAL Says:

    Así es amigo mío, como ya hice mención hace tiempo “pequeños placeres”. Y es que en este mundo de mierda a veces las cosas simples son las que nos hacen darnos el mayor gustazo.
    Los días son un bucle que se repite una y otra vez, generalmente casa-trabajo trabajo-casa, y cuando uno rompe el molde es cuando lo nota de veras.
    Esperemos que haya muchos pequeños momentos, y que lo disfruten todos.

  2. Ana Says:

    Esos momentos cerca del mar y alejados del mundo son un verdadero lujo, tienes toda la razón. A veces se nos olvida lo poquito que tenemos que pagar por un paraíso que otros envidian. Precioso post…ve a la playa más a menudo. Un besito.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: