BALANCE ANUAL O CAUSAS PERDIDAS

Siempre ocurre igual. Cada fin de año es inevitable hacer balance en casi todos los aspectos de la vida. Uno vuelve la cabeza y repasa los acontecimientos que han marcado nuestro acontecer en los muchos días con los que cuenta el año.

Ya les digo, el repaso es como el turrón “El Almendro”, vuelve a casa por Navidad.

fqwrn.jpg

Es intrínseco de la condición humana analizarnos, escrutarnos, no estar nunca conformes con lo que queremos. Hacer repaso, ya les digo, va con nuestra condición.

Todos los meses de Diciembre ocurre el mismo episodio, una reedición continua cada 365 días, como ese capítulo antiguo de televisión que no paran de reponer.

Propósitos como; a principio de año me pongo a dieta y me apunto a un gimnasio. Voy a ponerme las pilas y voy a empezar un cursillo sobre bricolaje, así la parienta no me volverá a llamar inútil.

Igualmente voy a comenzar un cursillo de cocina acelerada de Ferrá Adriá, así podré hacer una tortilla de helio al ajillo que te cagas y deslumbrar a mis invitados en la mesa de Ikea previamente montada por mi, un cursillo de brico da para mucho señores.

Quizás me apunte a una asociación ecologista para la supervivencia del escarabajo pelotero ibérico, en grave peligro de extinción.

También podré comenzar uno de los millones de enciclopedias por fascículos que saldrán anunciadas en televisión en breve y que, con suerte podré llegar a comprar el número dos.

Ya les digo, propósitos que uno jura realizar con el nuevo año y que en la segunda semana de enero habrá dejado en el más absoluto de los olvidos. Bastante tenemos con llegar a final de mes, el que llegue claro está.

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. A todos nos comienza a rondar por la mente decenas de proyectos que, a día de hoy, tiene la convicción de llevar a cabo. Yo, el primero.

Citémonos en Febrero y veremos si hemos hecho algo.

Tengo el firme propósito y convicción de que escribiré un artículo en Febrero hablando sobre el tema, aunque quizá lo entierre en el cajón de los olvidos y de las causas perdidas.

Un saludo y espero que ustedes cumplan.

Lord Buworld.

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion

2 comentarios en “BALANCE ANUAL O CAUSAS PERDIDAS”

  1. SEÑOR FEUDAL Says:

    Todos los años la misma historia, empezar el ciclo de nuevo. Así como tu dices, propositos del nuevo año, que casi la mayoría de las veces se desvanecen antes de haber transcurridos treinta días. Pero, en fin, que le vamos a hacer, somos así por naturaleza. Intentamos mejorar lo que muchas veces ni siquiera lo es, pero tercos como una mula nos abrazamos a la primera esperanza que se nos pasa por la cabeza.
    Será por la ganas que tenemos de dejar todo lo malo en el camino. No desear que sea un feliz año, (la felicidad obviamente es algo muy difícil de alcanzar), pero al menos que sea mejor que el anterior, con eso se conforma cualquiera.

  2. Ana Says:

    Es cierto, yo, al menos, lo del gimnasio lo he cumplio este año, jeje. Bueno, aunque suene a tópico, Feliz Año Nuevo a todos!!! (de corazón).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: