UNA TARDE EN EL CIRCO

Siempre he dicho que soy un tipo al que le gustan ciertas tradiciones y, en la mayor medida de lo posible, intento que no caigan en el pozo del olvido. Una de ellas es el circo, un espectáculo que desde niño me ha fascinado. Este pasado viernes con la excusa de llevar a mi hijo de dos años, no dejé pasar la oportunidad de ver el espectáculo del Gran Circo Mundial, que durante un par de semanas está de tournee en Málaga.

s.jpg

No sabría decirles quién disfruto más, si mi hijo o mi pareja y yo. Creo que no tendría dudas en afirmar que su madre y yo probablemente pasamos un rato memorable.

Hablo del circo clásico, el de toda la vida. Ese circo en el que todo tiene cabida y en el que es muy difícil que no salgas de la carpa con una sonrisa amplia en tu rostro.

Payasos, malabaristas, trapecistas, magos, leones y el largo etcétera de los clásicos circenses de toda la vida.

A estas viejas tradiciones son a las que me refiero. Está muy bien adentrarse en el universo de las nuevas tecnologías, pero son compatibles con las viejas tradiciones de toda la vida y, el mundo del circo es todo un clásico con demasiada historia como para que caiga en el olvido.

Me parece que el mundo del circo atraviesa por un buen momento tras unos años en los que había más sombras que luces. Sin embargo poco a poco parece ir recuperando el terreno perdido, al menos la afluencia de público aquí en Málaga es bastante considerable.

Por eso trato de brindar a mi hijo la oportunidad de que conozca este espectáculo al igual que hicieron mis padres conmigo, para que atracciones como esta sigan sirviendo de entretenimiento a las futuras generaciones. No hay nada malo en ello.

Es estupendo manejar toda la alta tecnología a nuestro alcance, pero otorguemos la  oportunidad de que nuestros pequeños conozcan el maravilloso mundo del circo y de paso se divertirán ustedes.

No lo duden, si tienen hijos llévenlos al circo y si no, pues ustedes solos. No lo lamentarán.

Lord Buworld

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos, Cultura, Lord Buworld, Reflexion

One Comment en “UNA TARDE EN EL CIRCO”

  1. lady bu Says:

    Ir al circo es viajar a la infancia, a los recuerdos y al pensar que todo era posible. A la risa , a la ilusión, a la expectación y a la sorpresa.
    Ojala el circo siempre está ahí para recordarnos que una vez nos creímos que llegaríamos a donde quisiéramos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: