LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Hoy día 8, del mes 8, del año 2008, a las 8 y 8 minutos hora china, darán comienzo los Juegos Olímpicos. El tema de tanto número 8 es por cuestión de suerte en la simbología del gigante asiático. Aunque está claro que el mundo no está para muchos jolgorios, al menos sabemos que durante un par de semanas si estamos de acuerdo en una cosa y es en que el movimiento olímpico es algo sin parangón, una fiesta del deporte, donde el dinero queda más en un segundo plano dando paso al honor de representar a tu país. Hablo por supuesto de los deportistas, porque para las televisiones y las marcas publicitarias es el marco ideal para hacer negocio.

 

Que yo recuerde, habré visto unos 7 Juegos Olímpicos, empezando por los de Moscú en 1980. No me acuerdo de mucho pero si de que un amigo de mi infancia y yo nos pasábamos las tardes imitando en la calle lo que veíamos por televisión.

De Los Angeles´84 si recuerdo las medallas del “hijo del viento”, Carl Lewis, igualando la gesta de Jesse Owens en 1936. También la medalla de plata de la Selección Española de Baloncesto, por detrás de la gran USA de Michael Jordan Y Pat Swing.

De Seúl´88, las exhibiciones de la malograda Florence Griffith o la victoria dopada de Ben Johnson en los 100 m lisos.

De Barcelona´92, lo recuerdo todo. Un país volcado por la mejor representación hasta la fecha, 22 medallas. El “dream team” americano, el oro en fútbol, los 1500 de Fermín Cacho y los excelentes días que nos hicieron pasar.

De los tres siguientes Juegos, recuerdo cositas concretas, puesto que al ser ya adulto y tener que trabajar no me daba mucho tiempo para ver las Olimpiadas.

 

Pero una cosa es cierta, son días en los que reina el buen ambiente entre los atletas, tanto los muy conocidos como los anónimos, pero casi todos ellos con la ilusión de ser partícipes de algo único y que muy poca gente tiene la oportunidad de disfrutar en sus vidas.

Las celebraciones olímpicas engalanan las ciudades y los países donde se celebran. Está claro que hay un antes y un después de Barcelona´92, por poner un ejemplo cercano. Los países en donde se celebran estos acontecimientos suelen salir beneficiados en muchos aspectos antes, durante y después de los Juegos Olímpicos. Imagino que en Pekín ocurrirá igual, aunque China no sea precisamente un buen ejemplo de libertades democráticas. Pero la celebración en China si que puede deberse más a intereses comerciales. No olvidemos que es un mercado de 1.400 millones de personas. Casi nada.

Pero olvidemos los aspectos comerciales y centrémonos en los deportivos que son los que a mi y, a casi todo el mundo les interesa.

La celebración de los Juegos, no suele defraudar. Se viven momentos únicos, emotivos, dramáticos, irrepetibles a fin de cuentas. Creo que no debe haber nada más grande para un deportista que participar en unos Juegos Olímpicos.

 

El deporte español llega en un momento excepcional y puede ser que se superen esas 22 medallas, es el momento idóneo.

Pero volveremos a ver a un nuevo rey o reina de las Olimpiadas, como Nadia Comaneci en Montreal´76, Sebastián Coe en Moscú´80, Carl Lewis en Los Angeles´84 y tantos deportistas.

Millones de espectadores se concentran ante la televisión soñando, sufriendo y disfrutando con los atletas, independientemente del país del que seamos. Suele haber una camaradería internacional que muy pocas veces vemos.

En definitiva, son 16 días para la gloria.

Lord Buworld.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Cultura, Deportes, Lord Buworld

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: