EL EFECTO SECUNDARIO

Al poner la televisión lo único que se observa y de lo que se habla es de economía mundial, la bolsa, el valor de las acciones, desempleo y expedientes de regulación del mismo. Pero de lo que no se habla o se hace una mínima incisión es en el efecto que se produce en las personas.

Llevo parado desde el 22 de agosto, y por mas que he buscado no encuentro trabajo. A decir verdad, dentro de lo malo, es lo menos malo, ya que no debo nada a nadie, y menos a los bancos, a excepción de mi cuota mensual de teléfono.

 

Económicamente me puedo sentir como un pequeño privilegiado. Pero anímicamente se me viene el mundo encima. Me levanto por las mañanas y no se que hacer ni a donde ir. Todos los días son iguales, si al menos me propusiera seguir buscando trabajo haría algo útil, pero el problema es que no hay.

 

Esa sensación de impotencia se me hace patente durante todo el día. Quiero trabajar, quiero prosperar y sobre todo tener un plan o un proyecto de futuro. Cosas que a día de hoy es imposible, o como mi amigo Elías diría: “estamos jodidos”.

 

Veo como se despilfarra el dinero en sueldos y finiquitos astronómicos de políticos y de toda una red de “trabajadores públicos”, mientras yo en mi sillón me deprimo en como no saber o hacer para tener la mente ocupada.

 

Un capitalismo voraz que hace engordar las arcas de los que más tienen, mientras miles de personas ven como la máquina bancaria de los embargos se acerca vorazmente a quitarles su techo, y ya no es solo eso, sino que también muchos de ellos no tienen ni para comer.

 

Todo esto y mucho mas son los efectos secundarios que padece un parado más, es lo que tenemos y es lo que hay.

Señor Feudal

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Campo de Batalla, Reflexion, Señor feudal

One Comment en “EL EFECTO SECUNDARIO”

  1. Lord Buworld Says:

    Se da la situación que, las dos posibilidades estás siendo complicadas. Para el que está trabajando pero con los sueldos bajos, el yugo de los impuestos e hipotecas nos aplastan irreversiblemente. Pero aún es mayor la desesperación de quién no encuentra trabajo porque no hay. te entiendo perfectamente Sr. Feudal. Son tiempos muy, muy difíciles. Espero que tu suerte cambie.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: