NEWCASTLE, ERASMUS EN 1995

Si, hace ya mucho tiempo de aquello, pero cuando uno atraviesa momentos difíciles, es muy buen consuelo recordar épocas bonitas, períodos de la vida en la que uno ha sido feliz o al menos cree haber estado lo más cerca posible de ese estado. Esa es la razón por la que un día como hoy, me apetece recordar aquellos meses que pasé como Erasmus en la ciudad inglesa de Newcastle, allá por 1995.

newc

 

Como les digo, en un momento de mi vida donde lo que más proliferan son las preocupaciones, la terrible crisis económica que sufro y la preocupación por un futuro laboral incierto, es ahora cuando lo mejor que puedo hacer es al menos, volver a recordar unos días que fueron muy bonitos.

No se me puede olvidar las dificultades previas para realizar aquel viaje, las horas  que tuve que soportar limpiando un parque acuático, bajo un sol de justicia, semanas y meses, para poder sacar un mínimo que me permitiese viajar.

Una vez allí, todas las penas se olvidaron, con la alegría de mis 22 años en todos y cada uno de los poros de mi piel.

La ciudad en si, no era gran cosa, pero ¡qué vida nocturna! Como todas las ciudades, tiene sus cosas buenas y malas, pero en general, la experiencia fue muy positiva, inolvidable.

Los paseos por el centro o por Jesmond Park, el inolvidable puente, símbolo de la ciudad, las noches en la Student Union o en los miles de pubs que hay en la ciudad. El ambiente futbolero, en aquellos años las “urracas” siempre campeaban las primeras posiciones de la Premier League, si no eras del equipo te convertías en enemigo.

equi

 

La noche era la auténtica alma de la ciudad, aunque no sus mujeres pues en mi vida he visto tías más feas que en esa ciudad. La música de Blur, Oasis o Supergrass, auténticos paradigmas del Brit Pop de los noventa sonaban en cualquier local donde pusieras los pies.

Pero lo más inolvidable de todo son las personas que conocí, con los que conviví y que dejaron huella en mi vida. Gente de diversos países, Francia, Inglaterra, Grecia, Alemania, Italia, … A algunos de ellos aún los veo de vez en cuando, pues viven en España, otros formaron parte de mi vida en aquellos días y jamás los volví a ver, aunque era algo con lo que se contaba.

 

dadv

 

Unos meses para recordar el resto de mi vida porque supusieron un soplo de vida en un momento que me hacía mucha falta. Hoy, en esta tarde fría de Diciembre, me apetecía traer a la mente aquellos días lejanos de mediados de los noventa, cuando mi vida era muy diferente.

A todos aquellos que alguna vez tengáis la oportunidad de disfrutar de una beca en el extranjero, no dudéis, es una experiencia que te abre la mente y cultiva el alma.

Un saludo.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos, Lord Buworld, Reflexion, Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: