JOAQUÍN SABINA, CAPÍTULO 3: LA MANDRÁGORA

Siguiendo la carrera sabiniana, llegamos a la siguiente parada, año 1981, fecha de publicación del trabajo “La Mandrágora”, junto a Javier Krahe y Alberto Pérez.

Se trata de una recopilación de temas que captan el ambiente que se vivía en aquella sala madrileña donde Sabina se reunía con la flor y nata de los progres. En un ambiente desenfadado, Sabina y sus amigos cantaban para delirio de la concurrencia.

A mi en general me parece un disco más bien flojito, por encima de todo anecdótico, pero desde luego no es gran cosa. Lo que se pretendía con ese disco es que quedara constancia de aquellos momentos que se vivían con pasión y que si no recuerdo mal, se producían los jueves, si estoy equivocado que alguien me lo haga saber por favor.

la-mandragora

 

 

No sé si lograré encontrar algún documento visual en youtube, desconozco si existen, en cuanto termine este post lo buscaré, si no, habrán de conformarse con la foto del disco y poco más.

Si tuviese que destacar algún tema sería la interpretación que realiza Sabina de “Pongamos que hablo de Madrid”, la primera grabada en directo para un disco. Los demás temas son algunos de Krahe, otros de Pérez y otros cantados entre ellos.

Sinceramente no es un disco al que yo le tenga demasiado aprecio. Me parecía un disco un poquito fuera de lugar para la época que se vivía en España. Todo esto lo digo con la perspectiva del tiempo donde es fácil hablar. Los gustos musicales de aquella España iban por otros derroteros, algo de lo que Sabina se dio perfecta cuenta y que cambió con su siguiente disco, que no aparecería hasta tres años más tarde.

En la España de principios de los 80, los cantautores setenteros y los progres no estaban de moda, de hecho eran más bien repudiados, por lo que se entiende que se reunieran casi clandestinamente en locales como La Mandrágora. Se entiende que el disco no tuviera mucho éxito. Creo que se vendió mucho más 20 años después y todavía es posible que se siga vendiendo pues el precio es más bien bajo.

 

dsda

 

Aunque “La Mandrágora” no puede considerarse un disco completamente Sabiniano, si he creído conveniente que forme parte de este serial porque está ahí, Sabina participó mejor o peor.

Se podría decir que con este disco Sabina pondría fin a su etapa de cantautor al uso y comenzaría a profundizar en otros sonidos mucho más acordes a los tiempos que se vivían.

Como curiosidad, no está mal escucharlo, pero poco más se puede decir.

Como siempre, un placer.

José Antonio Moreno

Anuncios
Explore posts in the same categories: Acordes y Desacordes, Artículos, Cultura, josé antonio moreno, Música, Serial Joaquín Sabina

One Comment en “JOAQUÍN SABINA, CAPÍTULO 3: LA MANDRÁGORA”

  1. Julio Says:

    Con tu permiso voy a reproducir una parte de la estupenda entrevista que aparece en el especial de efe eme que me dejaste.
    Yo vivía en la esquina. Krahé y yo hacíamos un día a la semana, eso sí era muy glorioso, eran los viernes o los sábados, no me acuerdo.
    El resto de los días yo estaba en casa, si llegaba una mesa de cinco personas, me llamaba el dueño y me decía,”¿quieres venir?”. Y yo decía, “bah, para cinco personas, no”. A la media hora me decían, “ha venido una pareja más”. “Ah, siete personas, entonces voy”.
    Iba a cantar y me volvía a mi casa. Así era, e cantaba a la carta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: