REENCUENTROS

Uno de los mejores momentos que una persona puede tener son los reencuentros. Volver a encontrarse con aquellas personas que en algún momento de tu vida formaron parte de tu deambular por estos mundos de Dios o de quien sea. La semana pasada, curiosamente y sin cita previa, me ocurrió con tres personas a las que les tengo cariño y a los que he vuelto a ver tras años, en algún caso décadas de alejamiento.

Que alguien te reconozca después de 23 años puede ser bueno o malo, según se mire. Hablamos de evolución o “involución”. En mi caso ha sido bueno que me reconozcan porque al menos, tanto no he cambiado, he sido siempre respetado, por lo que años después se acuerden de ti, es un detalle.

 

dadae

 

Esto es lo que me pasó con una gran amiga del colegio de la que no había tenido noticias desde 1987. Antes en el colegio era fácil coincidir con los mismos compañeros durante ocho o nueve cursos, lo que duraba el ciclo que iba desde primaria hasta 8º de EGB (antigua educación en España). Éramos como una familia que iba creciendo junta en una época preciosa en la que disfrutamos juntos. La otra noche, por casualidad entré en un bar y ella me reconoció. Al instante hablábamos como si el tiempo no hubiese pasado, como si los años no hubiesen castigado nuestras vidas y almas. Fue una charla que nos trajo muchos recuerdos y prometimos no dejar pasar otros 20 años para volver a tomar una cerveza. Es bonito que pasen estas cosas joder, al menos rompen con la monotonía.

Al día siguiente, esta vez citados a través del Facebook (esto si es un buen uso de las redes sociales), almorcé con una antigua compañera de Facultad y un día después me encontré en plena calle con el mejor amigo de mi niñez y con el que sigo en contacto aunque en este caso ya hacía 3 años que no veía.

 

rree

 

Fueron tres días seguidos de reencuentros con antiguos amigos con los que, a pesar de los años y de nuestras respectivas circunstancias, todavía existe ese feeling, aunque en muchos casos se puede perder. A mi, afortunadamente, no me pasa a menudo, al igual que no es frecuente que me reencuentre con antiguos amigos durante varios días seguidos.

Me alegra que de cuando en cuando estas cosas pasen, porque como dice una canción de Bunbury de su último disco:

“Porque sabemos agradecer

A pesar de lo vivido, porque de

Todo comienza a hacer ya mucho tiempo”

 

Pues eso, de todo empieza a hacer ya mucho tiempo y poder recordarlo con los protagonistas de aquellas vivencias es todo un lujo en estos tiempos. En este caso, haré un buen uso de las redes sociales para seguir manteniendo el contacto y que no lluevan ríos hasta otro reencuentro.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: