JOAQUÍN SABINA, CAPÍTULO 7: HOTEL, DULCE HOTEL

hoteldulcehotel

Llegamos al que considero, por orden cronológico, el segundo de los grandes discos de Sabina, el anterior fue “Juez y Parte”. Estamos ante un trabajo repleto de grandes himnos sabinianos, esos de los que es imposible escapar, atemporales y que el propio Joaquín tiene la obligación de cantar en cada concierto si no quiere que peligre su integridad física. Bromas aparte, “Hotel, dulce Hotel” es un grandísimo disco que tiene un pero, es demasiado corto. Solo tiene 9 canciones, de las cuales 5 son sublimes. No es el mejor disco de Sabina, pero es uno de los grandes. Si no recuerdo mal, vendió aproximadamente 400.000 copias en 1987, algo que no está nada mal.

“Hotel, dulce Hotel” apareció en 1987, en plena época de efervescencia de Sabina que ya por aquel entonces, era un personaje de sobra conocido para la opinión pública española. Esta década de los 80 y, en especial, el segundo lustro, fue muy prolífico para el maestro de Úbeda que, además de sus discos que prácticamente aparecían cada año, sumaba las innumerables composiciones que hizo para otros artistas.

Este trabajo lo diferencio en dos partes claras, una primera sublime, celestial con los temas: “Así estoy yo sin ti”, “Pacto entre caballeros”, “Que se llama soledad”, “Besos de Judas” y “Hotel, dulce Hotel”. La segunda parte contiene otros 4 temas, en mi opinión, bastante más flojitos, que son “Oiga Doctor”, “Amores eternos”, “Mónica” y “Cuernos”. Es por esta segunda parte por la que no considero que este “Hotel, dulce Hotel” pueda estar en el Top 5 de los discos de Sabina, pero esa primera segmentación del disco tiene temas tan buenos que, solo por eso, ya merece ser considerado uno de los grandes trabajos. Creo que Sabina debería haberle dado una mayor dedicación, pero quedó como quedó y vendió bastante.

“Algunas veces vuelo
y otras veces
me arrastro demasiado a ras del suelo,
algunas madrugadas me desvelo
y ando como un gato en celo
patrullando la ciudad
en busca de una gatita,
a esa hora maldita
en que los bares a punto están de cerrar,
cuando el alma necesita
un cuerpo que acariciar.”

Sublimes versos en los que nos vemos reflejados, ¿quién no ha necesitado alguna vez un cuerpo que acariciar? Almas errantes en la noche de cualquier ciudad, cerrando bares, llorando penas, aprovechando amores fugaces en colchones ajenos y en asientos traseros de coches.

Para acompañar este post quiero buscar un video de la época, alguna actuación de aquellos años en la que la voz de Sabina era bien distinta a la de hoy, castigada por años de excesos.

Canciones entrañables, míticas,  integrantes de un disco al que le tengo mucho cariño y que de vez en cuando sigue sonando para acompañarme en mi deambular por estos mundos tan putos y crueles.

Si no conocen este disco, no tarden en escucharlo.

Como siempre, un placer.

José Antonio Moreno

Explore posts in the same categories: Acordes y Desacordes, Artículos, Cultura, josé antonio moreno, Música, Serial Joaquín Sabina, Videos

5 comentarios en “JOAQUÍN SABINA, CAPÍTULO 7: HOTEL, DULCE HOTEL”

  1. Julio Says:

    Extraño como un lince por el desierto
    Torpe como un muchacho a los dieciséis
    Absurdo como un bombero en el Polo Norte
    Vacío como un colegio en un día festivo
    Oscuro como el futuro de este planeta
    Negro como la cara de un maquinista
    Febril como un preso recién salido
    Perdido como un barco sin su timón
    Huraño como Umbral frente a Milá
    Vencido como un padre en el desempleo
    Lascivo como el abrazo de tu vecino
    Furtivo como el sexo de dos iguales
    Inquieto como en una primera cita
    Errante como un asceta sin su nirvana
    Quemado como un guiri su primer día
    Solo como un gemelo sin su otra parte
    Inútil como nadar contra corriente
    Violento como un piquete un día de huelga
    Amargo como un café sin dos de azúcar
    Macabro como danzar junto a la muerte

    Dedicado a Mayte

  2. Lord Buworld Says:

    Bueno, bueno. Si tenemos aquí a Julio Sabinarr. Macho, te lo ha currado y encima dedicada a tu parienta. Imagino que habrás cogido la guitarra y te habrás puesto n plan cantautor con copa de vino a la luz de las velas. Se derretiría la manceba. Eres todo un trovador. Felicitaciones.

  3. Julio Says:

    Jaja! Más bien Julio Sabinarr de la Calzada!
    Por cierto, FELICIDADES por partida doble.
    También de tu prima.
    Un abrazo.

  4. Ales Says:

    Me encanta Hotel, dulce hotel, pero no sé si lo pondría entre los cinco mejores de Sabina. Mis dos preferidos son 19 días y 500 noches y Esta boca es mía. Después, Física y Química no puede faltar. Y para completar el top 5 casi prefiero Mentiras piadosas y Yo, mi, me, contigo. Eso si no se pueden incluir Y Viceversa y Nos sobran los motivos por considerarse recopilatorios.

    Por cierto, el otro día vi el documental 19 días y 500 noches y está bastante chulo. Por si no lo habéis visto, aquí lo tenéis: http://www.joaquinsabina.net/foro/videos/video-documental-19-dias-y-500-noches

    Saludos!

  5. Lord Buworld Says:

    De acuerdo contigo Ales, no está en el Top 5. Pero es un disco mítico, de esos a los que se les tiene cariño. No he visto el documental al que te refieres. Lo haré. Gracias por el enlace. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: