PEQUEÑAS VICTORIAS

Hace un par de años, un amigo y colaborador de este blog, el Señor Feudal, escribía un post titulado “Pequeños placeres” y ayer, echándole una ojeada a ese viejo post, sonreía al estar completamente de acuerdo con lo allí escrito. Hoy, vuelvo a retomar la senda de aquel texto para refrendar esas pequeñas victorias cotidianas, pues así defino yo a esos placeres, pequeños, pero que representan nuestro triunfo personal contra el imperio de la rutina. Lo peor que hay en la vida es caer en la rutina y aquí, hago partícipe a cualquier aspecto de la vida; rutina laboral, rutina sentimental, etc. Si, señores, esos pequeños placeres suponen un alto en el camino, una parada necesaria para oxigenarnos, para cambiar la línea de ese día o de esa semana. No es una tarea fácil. De sobra saben lo que quiero decir.

kkjhkv

Y, ¿Cuáles son esos pequeños placeres? Aquí entramos en el terreno personal e intransferible. Cada uno de nosotros tenemos nuestros gustos, hábitos, aficiones. Les puedo poner un ejemplo sencillo de lo que para mí es un pequeño placer o pequeña victoria. Ayer por la tarde, cuando terminé una jornada laboral de esas que podríamos calificar de muy perra, decidí hacer ese alto en mi camino. Me subí en el tren que pasa junto a mi lugar de trabajo y me bajé en la parada de Torremolinos Centro. Junto a esa estación de tren, hay un garito de rock que está abierto desde las 6 de la tarde, el Garfield´s. Eran las 8 cuando llegué y el termómetro marcaba 32ºC a esa hora, bochorno sofocante y que ayudaba a lo que para mí sería mi triunfo a la rutina de ese día. Pedí una cerveza bien fría y el primer sorbo refrescó mi cuerpo y mi alma. Era un placer a mi alcance, al menos económico. De fondo sonó una vieja canción de Loquillo que hacía muchos años que no escuchaba. En ese momento, ya no necesitaba mucho más para desconectar aunque fuese por unos minutos. No me malinterpreten, no quiero hacer apología del alcoholismo ni nada parecido, pero esa cerveza, la cual ya bebían los egipcios (por algo sería), esa cerveza como les decía, supuso una victoria personal contra la dictadura del horario sometido, de la jornada marcada por las obligaciones. Ese momento me hacía falta, lo necesitaba y no lo desaproveché. Ayer, por ejemplo, ese era el pequeño placer que necesitaba.

Hoy, probablemente, sea este texto que escribo y que de alguna manera se convierte en un ejercicio necesario para mi mente, el que se convierta en mi pequeña victoria. Me ayuda a reflexionar, a pensar que hay cosas que merecen la pena, aunque duren un solo instante.

Otras veces, una caminata por el parque me ayuda a despejarme y claro está, las charlas con las personas que me interesan, algunas que ya conozco y otras aún por conocer. Hablo de los esos placeres individuales, los que necesitas llevar a cabo por ti mismo.

uyurorlr

Yo que sé, tantas y tantas cosas que hacer que lo más normal es que pasen los días y no nos acordemos de lo importante que es un alto, una parada, un descanso para realizar otras actividades, aunque simplemente sea sentarse en el sofá a ver la televisión.

Cada uno tiene su propia valoración acerca de esos pequeños placeres y cada uno sabrá con qué frecuencia ha de hacer uso de ellos. Para mi es algo indispensable y que he tratado de llevar a la práctica desde mi época adolescente, esa en la que uno pasa mucho tiempo perdido en su habitación, como decía la canción.
En fin, no quiero comerles más el tarro y solo decirles que traten de vencer en la medida de lo posible a ese cabronazo llamado rutina.

Un saludo.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos, Filosofía, Lord Buworld, Málaga, Reflexion

One Comment en “PEQUEÑAS VICTORIAS”

  1. SR FEUDAL Says:

    Es todo lo que nos queda. Esas pequeñas o grandes cosas que solo nos pertenecen a nosotros, y que somos nosotros realmente los que lo sabemos apreciar.
    La rutina es un azote que te va mermando poco a poco, por eso hay que desquitarse, como tu bien dices, cambiando los momentos, sobre todo de ocio, por algo realmente bueno.
    Que disfrutes esos pequeños momentos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: