MI LUCHA CONTRA LA DEPRESIÓN, EPÍLOGO

Confieso que he estado varios días dudando si escribir este texto o no, por una cuestión de cansancio con el tema y porque se que hay gente a lo largo de estos dos años se han acercado a esta pequeña serie de escritos sobre la depresión. Hace dos años escribí el primero de ellos, al que llamé “Mi lucha contra la depresión”, en Octubre del año pasado le añadí una segunda parte y hoy, creo que voy a finiquitarlo con una tercera parte. Para ser sinceros, no me apetece seguir escribiendo sobre el tema porque me he cansado y no encuentro ni los argumentos ni las ganas pero el año pasado me prometí que escribiría una tercera parte si seguía con el blog y solo por el hecho de cumplir conmigo voy a escribirlo.

lds

Aquel primer texto de Octubre de 2007, recordaba que un año atrás había reconocido mi enfermedad y había decidido tratarla con ayuda profesional, la psiquiatría. Hacía hincapié en la tremenda batalla que estaba librando y que no me sería fácil derrotarla.  Me sorprendió y mucho el aluvión de comentarios y lecturas de aquel texto que, a día de hoy, sigue siendo de los más visitados de esta humilde bitácora. Y no puedo decir que me alegra porque hay mucha gente que lo está pasando mal pero si de alguna manera, la lectura de estos textos les sirve de algo pues bienvenido sea.

El año pasado afronté la segunda parte relatando que pese a mis problemas personales, la batalla seguía en pie y prácticamente la había derrotado.

¿Cómo voy a encarar esta tercera y definitiva parte? Pues con muchas dudas, solo puedo decir eso.

Les puedo asegurar que desde Octubre del año pasado hasta el presente he pasado sin ningún lugar a dudas por la peor época de mi vida. Han sido tantos los problemas que he tenido que he recaído hasta en tres o cuatro ocasiones en mis problemas depresivos. También es verdad que he logrado levantarme pero tambaleando, por lo que al mínimo golpe volvía a caer en la lona. En Diciembre, Febrero,  Abril y Septiembre puedo fechar esas recaídas, muy duras y con muy pocas fuerzas para levantarme.  La crisis económica me ha golpeado duramente pese a estar trabajando, hasta en cinco ocasiones he estado a punto de perder mi casa. Era raro la semana que no me llamaban un par de veces de los bancos para amenazarme. Es muy duro cuando intentas sacar una familia adelante, te deslomas trabajando y ves como tu sueldo íntegro se lo lleva el banco y no es suficiente, se necesita más. Gracias a algunos amigos y familiares no estoy en la calle. Esto conlleva estar ahogado en deudas y propicia los llamados daños colaterales, problemas muy serios familiares, de pareja y en última instancia de salud, como relaté en el anterior post de la semana pasada. Y les habla una persona que tiene estudios, licenciado por lo que la sensación de haber tirado una época de tu vida estudiando estaba latente. Para que me servía tanta preparación si me encuentro en el umbral de la pobreza. Les confieso que ha habido momentos duros, terribles en los que pensamientos oscuros sobrevolaron como buitres negros de Monfragüe por mi mente. Nunca los había tenido y me asusté.

Ante este panorama demencial pueden imaginarse que no me apeteciese escribir acerca de la depresión porque desde luego poco puedo ofrecer como ayuda a quien quiera leer esto.

imagesCAP4FUXF

Pero desde hace unos días he decidido parar de quejarme aunque lo haga solo de cuando en cuando y en manera de texto escrito. He decidido curarme, sin salud no puedo afrontar lo demás y pensar que esto es la vida y que algunos les va de puta madre y a otros no. Me encuentro en el segundo grupo y pienso ingresar en el primero más pronto que tarde. Por tanto esa es la razón por la que hoy, fieles lectores, van a leer por última vez un post sobre esta lucha, no puedo ni quiero escribir más sobre esto. No tengo fuerzas para ello. Prefiero dedicarlas a dirigir mi vida por mejor senda y volver a sonreír, como lo hacía antaño, cuando otro color imperaba mi vida. Ese es el color que quiero recuperar. Por mi, porque si yo estoy bien, los que estén a mi lado les irá muy bien. He llorado lágrimas de sangre y quiero que mi próxima estación sea la esperanza.

Como diría mi adorado Sabina, perdón por la tristeza.

José Antonio Moreno

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Depresión, josé antonio moreno, Reflexion

9 comentarios en “MI LUCHA CONTRA LA DEPRESIÓN, EPÍLOGO”

  1. rulos Says:

    Josele. Que te puedo decir?
    Sabes que me tienes para lo que necesites y que mi apoyo es totalmente desinteresado.
    Te he conocido en todos los estados de animos posibles y sé que voverás a sonreir relajadamente.

    La lucha y el camino es duro pero…….quién dijo desánimo????? Compi, un paso más que queda muy poco

  2. Julio Says:

    Como dice el refranero; “no hay mal que cien años dure”. Estoy seguro que más pronto que tarde entrarás en el grupo que tú quieras. Para mí estás en el de más dificil acceso. En el de aquellas personas que realmente merecen la pena.
    Huelga decir que aquí me tienes para lo que pueda ayudar.

  3. Lord Buworld Says:

    ¿Qué puedo decir? Los dos hermanos parece que se han sincronizado para darme ánimos, cosa que por cierto siempre habéis conseguido. Gracias a gente como vosotros, es por lo que la vida merece la pena. Tuve suerte en mi deambular vital de encontrarme con vosotros y mantener vuestra amistad que en estos tiempos de hipocresía y malas intenciones no es algo que se estile en demasía.
    Rubén, estuviste, estás y estarás, no puedo pedir más.
    Julio, con los años hemos ido cimentando nuestra amistad hasta hacerla solida.
    Gracias muchachos, además de guapos, sois unos auténticos caballeros. Si fuese mujer, ya habría caido rendido a vuestros encantos.
    Un abrazo.

    • ines Says:

      El pasado es eso, pasado. Me alegro de que cojas el presente y dirijas tus pensamientos a sentirte merecedor… así que lucha por ello. Sigo pensando que te iría muy bien bailar. Hay un centro en Málaga que se llama Recrea. Hacen clases de biodanza regular. Tengo muchos amigos que danzan allí. Lo podrías probar, con tus colegas, todos junticos allí bailando y dándoos abrazos de apoyo, ja, ja. Eso es otra cosa que tienes que pedir a tus amigos, a tu pareja, a tu familia, que te abracen fuerte.
      Ánimo. Cualquier cosa, estoy en Mitakuye y allí está mi mail.
      Se acabó el tema.
      Inés.

  4. Lord Buworld Says:

    Gracias Inés. Por ahora lo del baile como que no me veo, jajaja. De cualquier manera estoy haciendo bastante ejercicio que está teniendo las xonsecuencias positivas tanto físicas como terapeuticas que yo deseaba. Y quién sabe, quizás un día me decida y baile.
    Un beso muy grande guapa.

  5. Ana Says:

    Qué puedo decirte…me gustaría poder ayudarte más, una se siente bastante impotente. En cuanto al “ave negra”, por desgracia he tenido esos pensamientos; lo bueno es que cuando la conoces tienes recursos para alejarla de ti. Sigue haciéndolo. Estoy segura de que ésto pasará, y nos reiremos juntos. Un beso

  6. Lord Buworld Says:

    Ana me has ayudado y me ayudas bastante, asíq que por ese lado no te preocupes. No se me olvida ninguna de las personas que me han ayudado en mi vida, especialmente en estos dos últimos años. Desde luego tú eres una de ellas. No se me olvida.

  7. ALBERTO RODRIGUEZ Says:

    Querido amigo ambos sabemos que aunque no hablemos todos los dias estamos AHÍ! EL UNO PARA EL OTRO…COMO DOS CAMARADAS DE LAS VIEJAS GUARDIAS DE FLANDES CODO CON CODO Y SOBRE TODO APOYADO EN LA BARRA DE UN BAR CON CERVEZA BIEN FRIA.
    De sobra sabes como lo he pasado yo despues de casi cinco años de tratamiento psiquiatrico…pero somos de la vieja guardia y hermano siempre nos levantamos siempre adelante y siempre luchando por nosotros por nuestros hijos y por…..quien sabe que.
    Estoy orgulloso de ser tu AMIGO tio!!!
    Como dice mi buen amigo Manuel Alcantara si el poeta(le encantan mis dry martinis)CUANDO ANTES DE ANDAR MIARAMOS DONDE PONEMOS LOS PIES Y SOLO MIRAMOS LOS PIES ANTES DE DAR UN PASO ES SINTOMA INEQUIVOCO DE QUE SOMOS VIEJOS…HERMANO A NOSOTROS NOS QUEDA MUCHO PARA ESO.JOSE ES UN HONOR SER TU AMIGO, QUE SEPAS (LO SABES) QUE TE QUIERO HERMANO.

    • Lord Buworld Says:

      Albricias.
      De mi reducidísimo círculo de grandes amigos, tú eras el que faltaba por comentar por aquí.
      Como te dije hace un par de meses en un mail, respetaba tus tiempos y yo estaría aquí para escucharte.
      Parece que ese tiempo ya ha llegado para mi regocijo. Me alegra saber de ti, aunque sea de este modo virtual. Deseo que nos encontremos en breve cara a cara.
      El honor y placer es igualmente compartido y ya hace unos pocos de años que nos conocemos.
      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: