LOS BALONES TANGO

Un nuevo capítulo en mi viaje melancólico hacia otros tiempos, no siempre mejores, aunque en este caso evocar épocas de mi niñez si que me produce buenas sensaciones y como no, la sonrisa. En este post quiero hablarles de otro objeto venerado por los niños de mi época,  especialmente aquellos que amabamos  el fútbol porque lo practicabamos  en la calle. Niños que crecimos en las calles de nuestros barrios y que subíamos  a casa solo para coger el bocadillo. El objeto de los que les hablo en esta ocasión es del balón “Tango”, fabricado por Adidas. Desde entonces no ha salido un balón mejor ni más bonito que aquellos Tango.

La primera versión de Tango creo recordar que la sacó Adidas en 1978, para el Mundial de Argentina de aquel mismo año pero sobre todo se popularizó para el Mundial del 82 con el nombre de Tango España y causando auntentico furor entre los futboleros. También hubo versiones posteriores como el Tango Azteca, para el Mundial de México 86, para mi el diseño más bonito de todos, y otro Tango para el Mundial de Italia 90 llamado, si no recuerdo mal, Etrusco.

Mi primer Tango me lo regaló mi padre con mucho esfuerzo en1982, coincidiendo con la fiebre por el Mundial que se celebraba aquel verano en España. Le costó 5.000 pesetas de la época (30 €) que entonces era un dinero. A un amigo mío le regalaron otro y nos echamos a suerte cual utilizaríamos primero. Recuerdo que mirabamos el balón como si de una obra de arte se tratase. Hay que tener en cuenta que nosostros utiizábamos balones “perrunos”, sin marca, que costaban 1.000 pesetas como mucho y cuya duración raramente pasaba del mes. Por lo tanto poseer un balón oficial de la marca Adidas, era todo un acontecimiento. Teníamos la firme creencia que jugábamos infinitamente mejor si el balón era un Tango España.

Años después a mi hermano Elias le regalaron un Tango Azteca, con el mismo precio, aquello no bajaba y el infortunio quiso que en la primera patada, el balón se saliese a la carretera y fuese a parar bajo las fauces de un Renault 18 que, literalmente, lo trituró. Aún recuerdo las lágrimas de mi hermano, destrozado por aquella afrenta, imposible de consolar a sus 9 añitos. Pocos días después y con el dinero obtenido en su comunión, mis padres le volvieron a comprar uno y esta vez lo disfrutó por lo menos un par de años.

En aquellos años, como les digo, salías a la calle y te encontrabas con un mínimo de 4 o 5 niños y rápidamente organizabamos un partido. Hoy en día me da pena ver la ausencia de niños jugando en las calles, abducidos bajo el embrujo de las consolas.

Lástima, en aquellos años jugábamos en la calle, hacíamos deporte y se fomentaba el compañerismo y la camaradería. Lo veo en mi hijo de 3 añitos, en el bloque donde vivimos, no hay niños y no es lo mismo criarse en la calle con más niños que con adultos.  Pero esa es la sociedad actual y en la medida de lo posible, intentaré inculcarle algo de lo que yo disfruté.

Qué grandes aquellos balones de Adidas. Todavía recuerdo mi Tango España, como si hubiese sido ayer cuando enfundado en mi equipación del Málaga o de la Selección Española, pateaba fieramente aquel balón de los sueños.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Deportes, Lord Buworld, Vintage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: