EL LINCHAMIENTO A TIGER WOODS

No soy muy entendido en Golf, algo sé porque tengo familiares que son profesores y de niño, me dieron clases y las disfruté mucho. De mayor he jugado en alguna que otra ocasión pero desgraciadamente, en este país, este deporte sigue siendo muy elitista, básicamente lo juegan la gente de mucho dinero, los pijos como los llamamos aquí. Pero cualquier mortal aficionado o no a este deporte, conoce la existencia de un jugador llamado Tiger Woods, especialmente en estos días donde estamos asistiendo al linchamiento colectivo de una persona que, no ha matado a nadie. Eso es lo que me jode de la hipócrita sociedad norteamericana, su falsa moralidad.

Para mi hay una cosa clara y es que me importa un pepino si Tiger Woods es amable o gilipollas, si es fiel o un mujeriego empedernido. Su faceta personal no debe inmiscuirse con su trayectoria profesional. No mezclemos churras con merinas por favor.  Hasta hace pocos días Tiger Woods era una leyenda, camino de convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos, hoy es considerado como basura. ¿Cuál ha sido su pecado? Pues que es un hombre casado, con hijo, y se ha descubierto que es un mujeriego empedernido y que su mujer tiene más cuernos que la Ganadería de los Mihura. Nada nuevo vamos, otro tío de mucho dinero que no se conforma con el mismo chocho y sacia su ansiedad sexual con camareras, actrices porno, mujeres impresionantes en definitiva, capaces de hacernos temblar a cualquiera de nosotros.

Bien, no estoy alabando su voracidad sexual, simplemente creo que no se trata de nada nuevo, de algo que no hayamos oído o leído a lo largo de nuestras vidas.  Pero en últimas instancias esto es algo que deben arreglar el Señor Woods y su mujer, por cierto una rubia sueca escultural. ¿Es ese motivo para masacrar a Tiger Woods como está haciendo la prensa de medio mundo? Pues no, pero ya sabemos cómo se las gastan las alimañas de la prensa del corazón. Lo preocupante de este caso es que la prensa seria está adoptando la misma línea sensacionalista asquerosa y prestigiosas marcas que patrocinaban a Tiger Woods le han retirado su apoyo acusándolo de conducta inmoral. Los americanos y su moralidad hipócrita y asquerosa.

Recordemos por un momento la trayectoria profesional de Tiger Woods.  Con 34 años, es poseedor de la abrumadora cifra de 98 torneos profesionales, entre ellos 14 majors. Una cifra que está a años luz del resto de los jugadores del circuito. Con una fortuna personal que cuesta imaginar y de la que su esposa tomará buena cuenta en un divorcio que se presenta como uno de los más caros de toda la historia y que posiblemente supere al de un famoso Beatle.

Mientras tanto Tiger Woods ha decidido retirarse indefinidamente para encauzar su vida y las amantes se están llenando las arcas en programas de televisión. Además de que se anuncia una inminente película porno contando las aventuras de Tiger y de que Internet está repleto de gags y de juegos  en el que Woods es el centro de todos los cachondeos.

Desde luego sigo pensando que no es justo el trato que se le está dando. Recordemos que hace unos años, la felación de una becaria no provocó la caída del Presidente de los Estados Unidos, cosa que en su momento me pareció normal. Por lo tanto, las aventuras de Tiger Woods la caída de se supone provocará será la de su matrimonio, que no es poco.

Este es el mundo en el que vivimos.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Deportes, Lord Buworld, Reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: