LA NOCHE DE REYES

Cuantos recuerdos de una noche como la de hoy, la Noche de Reyes, donde mi imaginación de niño trataba de secuenciar los pasos de los tres magos desde la cabalgata donde acababa de verlos hasta el salón de mi casa. Al principio, en mis primeros años, me costaba imaginar donde dejarían los camellos y como podían cargar tantos regalos hasta llegar al salón de mi casa. Mi padre me tranquilizaba explicándome que, los Reyes, tenían ayudantes llamados pajes y que éstos portaban la mayoría de nuestros regalos. Más tarde me torturaba pensando como podían llegar a todas las casas en una noche y mis padres me contestaban que por eso se llamaban magos, porque eran capaces de llegar a todos los hogares. De una manera u otra, siempre me quedaba satisfecho con la explicación y me acostaba feliz e impaciente. Esa noche, la verdad, los nervios me dejaban dormir bien poco.

Después nacieron mis hermanos y era puro disfrute observar sus nervios de esa noche, los mismos que yo había sentido tiempo atrás, sus legendarias peleas a la mañana siguiente, cuando mi hermana se olvidaba de sus muñecas y se obcecaba en los de mi hermano. Esos son los mayores recuerdos que tengo de la Noche de Reyes.

Siempre se portaron bien con nosotros, esta tarde mi hermano y yo recordábamos aquellos años y los distintos juguetes que los Magos de Oriente  nos dejaron en la alfombra de nuestro salón. Mi hermano, por ejemplo, dice que no recuerda no haber tenido nunca alguno de sus juguetes predilectos. A mi me habían tocado los primeros años de matrimonio de mis padres donde también sufrieron una crisis económica importante pero, en general, siempre fueron buenos regalos.

Aquellos cubos de Rubik, mi muñeco de Fofó, mi primera bicicleta G.A.C., mis equipaciones de fútbol, los balones, el fuerte de playmobil de mi hermano o sus muñecos de Marvel, las muñecas de mi hermana, en fin tantos y tantos juguetes.

Ahora vuelvo a recuperar esas sensaciones con mi hijo, viendo su cara de expectación ante la inminente llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. Esta noche a Yolanda y a mi nos espera trabajo cuando los Reyes nos dejen los regalos de Daniel.

Cuantos recuerdos y sí, queridos lectores, para mi los Reyes existen.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion, Vintage

7 comentarios en “LA NOCHE DE REYES”

  1. Lady Bu Says:

    Por supuesto que existen, ¿o acaso lo dudabas?
    La expectación empezaba y empieza con la cabalgata, el disfrute de arrebatarle el caramelo al niño de al lado, los gritos de “¡aquí aquí!, más caramelos”.
    ¿Dormir? antes de las 7 de la mañana ya estaba yo buscando los regalos y montando y desmontando los mismos.
    ¡Qué felicidad ser niño!
    No perdais nunca al niño que llevais dentro, eso no se paga con dinero.
    Besitos, que si habeis sido bueno seguro que los reyes se acuerdan de vosotros.

  2. Lord Buworld Says:

    Ya veo tu espíritu altruista, a mascones con los demás niños por los caramelos. Podría poner la mano en el fuego y decir que tú no dormías ni un minuto porque si algo te caracteriza es tu templanza, tu tranquilidad, ese sosiego que te hace sentarte en la orilla del mar y observar el infinito, o relajarte en las clases de yoga. En fin, que ya me imagino cómo eran tus mañanas de Reyes.

  3. Lady Bu Says:

    El caramelo es el caramelo, ni un minuto de tregua al enemigo, jajaja.
    ¡Vivan las mañanas de Reyes! ¡Viva el nerviosismo previo al rasgar del papel!¡Viva el no dormir! ¡Olé por la inocencia de pensar en tres reyes encima de los camellos recoriendo el mundo y llevanda regalos e ilusión a millones de niños!
    A lo mejor me traen un poquito de relax…jajaja

  4. Ana Says:

    Ains!!! Qué ilusión!!!!!! Por supuesto que existen los Reyes!!! qué sería de nosotros si no existieran?? Pero por muy magos que sean, Yolanda, lo del relax lo veo difícil, jaja. Os veo en un rato!!!

    besitos,

    Ana

  5. SR FEUDAL Says:

    Eso es lo mejor de cuando se es niño, el punto de inocencia en el que uno se lo creía todo.
    Y ojalá pudiera volver a serlo, y no tener las preocupaciones diarias, una época que nunca volverá.

    De todos modos hoy es un gran día para los niños.¡Qué lo disfruten!

    Ahh, yo creía que lo de los reyes este año iba a ser un poco mas difícil, ya que un negro y dos barbudos, con paquetes sospechosos, desde oriente iban a tener un poco complicado el paso por aduana. jajaja.
    Un saludo.

  6. Lord Buworld Says:

    Si, Sr. Feudal pero no olvides que Zapatero deja a entrar a cualquiera, independientemente de que las intenciones que traigan sean buenas o malas, jajaja.
    Espero que se hayan portado bien.

  7. Julio Says:

    Aunque ya empiezo a peinar alguna que otra cana he de reconocer que mi ilusión de estos días podría competir perfectamente con aquella que tenía cuando era sólo un niño. Los que me conocéis ya sabéis que es lo que alimenta tal sentimiento. Para los que no, os daré algunas pistas; tiene 3 añitos, una carita de bicho que no puede con ella y me da unos besos que consigue borrar de un plumazo cualquier problema que me acucie.
    Es maravilloso volver a creer!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: