AQUELLOS SÁBADOS

En este preciso momento en los que me siento frente al imperio blanco de la pantalla de Word son casi las once de un sábado noche cualquiera, de un mes de Febrero pasado por agua en el sur de España. Y es ahora cuando presto atención a la hora y el día porque hace unos cuantos años, aquellas noches de aquellos años era obligatorio salir, relacionarte socialmente con tus amigos o con quien fuese en los templos nocturnos, para mi siempre sazonados con música rock, aunque de todo hubo en la viña del Señor. Independientemente de que te apeteciese o no salir, había que hacerlo, lo contrario significaba cometer enorme felonía.

Hoy, esta noche, años después, pienso, ¡cómo hemos cambiado!, aunque sería más lícito decir, ¡cómo he cambiado!

Las circunstancias, claro está, son de otra índole, ya saben, responsabilidades familiares, hijos y crisis económica. Sí señores, cuando tu cuenta corriente ha agonizado hace ya mucho tiempo, las relaciones sociales pueden verse y se ven reducidas a cero. Eso es lo que me ha pasado a mi desde hace ya algunos años. También es cierto que no está uno como para hacer mucho el majara por las noches malagueñas, ya se tiene una edad y no serían formas. Pero les confieso que de cuando en cuando me gustaría volver atrás en el tiempo aunque sólo fuese durante un fin de semana. Volver a ser aquel joven sin responsabilidades serias que se lanzaba al embrujo de la noche loca de la que conocía el punto de partida y desconocía el retorno y los aconteceres del durante. La mayoría de las veces volvía  con el rabo entre las piernas. Y es que para que vamos a negarlo, entre Brad Pitt y yo cualquier parecido con la realidad sería pura ciencia-ficción. Así que debía ganar mis batallas con la verborrea que si me ha dado Dios y que de algo tenía que servir. Eso era lo que había y alguna que otra vez, saltaba la liebre.

Por eso esta noche, acordándome de todo eso, sonrío para mis adentros y evoco la nostalgia de otros tiempos que no siempre fueron mejores pero en los que me lo pasé realmente bien.

Mi plan para esta noche de sábado será, en cuanto termine este post, apagar el ordenador e intentar ser capaz de ver una película. Les confieso que desconozco si estaré capacitado para llegar a los cuarenta minutos del metraje porque es muy probable que caiga en los brazos de Morfeo y rememore los Rocks de aquellas noches de sábado y de verano, primavera y lo que tocase.

Lo reconozco, he cambiado.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos, Lord Buworld, Málaga, Reflexion, Vintage

2 comentarios en “AQUELLOS SÁBADOS”

  1. rulos Says:

    Aún recuerdo la frase que soltamos el otro día mirándonos con cara de cordero degollao mientras nuestros primogénitos-as jugaban en el parque
    “quién nos ha visto y quién nos vé”
    Ja ja, y es que es cierto. El tiempo pasa sin opción a dar marcha atrás y aunque no nos gusté, tenemos que jodernos en ciertos temas. Muchas han sido las juergas que nos hemos metido en el cuerpo por separado antes de conocernos. Pero otras pocas juntas aún las llevamos a la espalda. Creo que coincidirás conmigo si te digo: verano de `99. Ahora me pregunto cómo una persona es capaz de aguantar tanto tiempo borracha y sin dormir? misterios de la vida.

  2. Lord Buworld Says:

    Parafraseando la cabecera de una antigua serie, Expediente X, “The truth is out there” (la verdad está ahí fuera). Esta es la contestación a esos misterios. Era tanta la juerga y tantas las tentaciones que nos hacían estar de pie, aguantando lo que viniese que se traducía en jornadas laborales infernales pero que, al final del día, ya sabíamos donde desembocaría, con uniforme y todo.
    Al verano del 99, sabes que le llamo “Quema de la noche”, aquello no era normal y no se quedaba sólo en el sábado, ya sabes que había más días para seguir.
    Estos eran los recuerdos que me venían la otra noche cuando escribía este post, pero eso ya lo sabes. Es lo que tiene que me conozcas tan bien, no hay mucho lugar para el misterio.
    Pero confío en que nos quedarán muchas más noches y días, en las que te juro que me lo paso tan bien o mejor que en esas noches locas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: