LAS LÁGRIMAS DE UN HÉROE

Hay una corriente peligrosa, la corriente del triunfo, extensible a cualquier apartado vital que se nos ocurra, en el trabajo, en el amor o en el deporte, por ejemplo. Cuando se está acostumbrado a ganar, a triunfar, tendemos a no valorar como se merece la obtención de un triunfo. Eso es lo que está ocurriendo con mucha frecuencia en el deporte español en los últimos años. Estamos tan acostumbrados a ver triunfar a los deportistas españoles que ya vemos como algo normal que los pilotos de Motociclismo ganen carreras, que Alberto Contador gane el Tour (el que monte en bicicleta podrá hacerse una idea de lo difícil que es eso) o que Rafa Nadal gane Roland Garros.

Es sobre este último sobre quien quiero hablar. Un chaval de apenas 24 años y que ayer consiguió en Paris su quinto entorchado en la tierra batida parisina. Viéndolo rebozarse por la arcilla francesa pensamos que es algo sencillo, que Rafa Nadal eso lo consigue sin despeinarse y ya le exigimos el triunfo sí o sí. El año pasado, cuando cayó ante Soderling, arreciaron las críticas. Era el primer partido que perdía en el torneo francés en cuatro años pero, acostumbrados como estábamos a sus triunfos, le pedíamos la quinta corona. A raíz de aquella derrota, Nadal sufrió una auténtica tortura, un calvario que puso en serio peligro su carrera deportiva. Estar sometido a un esfuerzo tan grande y continuado, con un calendario de partidos demencial, lograron noquear al manacorí que se mantuvo en el dique seco prácticamente todo el año 2009.

En 2010 ha vuelto recuperado y con el mismo nivel de exigencia por parte del público. Ayer, dábamos por hecho que se alzaría con su quinto título de Roland Garros. Confieso que me emocionaron sus lágrimas al final del partido. Pese a todo lo que lleva conseguido, no deja de ser un joven de apenas 24 años, sometido a una presión que difícilmente podríamos aguantar cualquiera de nosotros. El peso de su leyenda es ya muy grande y en cada partido le sometemos, con nuestra creencia de que debe ganar siempre, a esa presión extenuante. Ayer por la tarde, rompía esa tensión con las lágrimas de un niño, del campeón más grande de la historia del deporte español. Todo un ejemplo para las generaciones más jóvenes, todo un ejemplo para la sociedad. El espíritu de lucha, el tesón, el esfuerzo, la humildad están personificadas en la figura de ese genio llamado Rafael Nadal.

Si ahora dejase de ganar partidos, torneos, para mí seguiría siendo el más grande. Un ejemplo de superación.

Mi más rendida pleitesía al mejor deportista español de todos los tiempos.

No es fácil hacer lo que él hace. La fuerza de la costumbre es muy peligrosa,, por eso quería recordar  a todos los que leáis este post el mérito que tiene esta nueva hazaña del mallorquín más universal, orgullo nacional.

Me emocionaron las lágrimas del campeón, las lágrimas de un héroe.

Lord Buworld

Anuncios
Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Deportes, Lord Buworld, Reflexion

3 comentarios en “LAS LÁGRIMAS DE UN HÉROE”

  1. SR FEUDAL Says:

    Es todo un campeón, y se lo merece y por partida doble.
    Cuando uno es número uno, y deja de serlo, y después vuelve a retomarlo creo que el sabor de esa victoria tiene que ser el doble para el.

    Con todos los honores.
    Por cierto, siendo Roland Garros uno de los torneos con más prestigio en el mundo del tenis, la prensa gala no se ha dignado a sacarlo en las portadas de la prensa, ni siquiera la deportiva.¿Por qué será?

    Un saludo.

  2. Lord Buworld Says:

    A tu pregunta final; no creo que sea muy agradable para los gabachos escuchar el himno español tan a menudo. En los últimos años, Nadal ha ganado cinco veces y Contador un par de veces en los dos emblemas deportivos franceses. Mira la cara de sapo de Platini cada vez que le tiene que dar un trofeo a algún equipo español o a la selección española.

  3. pipermenta Says:

    Me uno a tu pequeño homenaje. Ya hace tiempo que estoy desenganchada al deporte en general. Antes me bebía todo, fútbol, tenis, baloncesto…Me apasioné con todos los grandes, españoles y extranjeros, me daba igual, la pasión por el deporte no me hacía ser patriota (de hecho no lo soy con casi nada) Sin embargo con este niño me pasa algo muy especial. Me llega. Llega esa humildad, que tanto se dice, pero que es verdad, de este chaval de tan solo 24 años. Lo más fácil sería que se le subiera a la cabeza. Como tú bien dices es todo un ejemplo para todos. Para las nuevas generaciones y para las que ya no lo son tanto. Muchas estrellitas quisieran tener el cariño que este niño se ha ganado de todos nosotros.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: