LOS PLACERES DE CAMINAR

Tengo 37 años, una edad bonita, pues eres joven y a la vez, comienzas a atesorar un buen caudal de experiencia vital. He hecho mucho deporte durante mi vida y aunque nunca he sido deportista de competición, sí que he probado muchas disciplinas con el único afán de divertirme y mantenerme medianamente en forma. En los últimos años, por diversas circunstancias que ahora no vienen al caso, paré esa sana actividad, hasta que hace justamente un año volví a ponerme un poco las pilas y cambiar ciertas tendencias maliciosas. De mi principal actividad para luchar contra el sedentarismo es de la que quiero hablar hoy, domingo, un día que no es especialmente de mis favoritos. Les quiero hablar de los placeres de caminar.

Sí, queridos lectores, como les he dicho al principio, he practicado muchos deportes diferentes a lo largo de mi vida y entre mis favoritos siempre estuvieron el fútbol, baloncesto, ciclismo, squash, natación y, desde hace un tiempo, añado el de caminar. Les puedo citar algunos de los beneficios obtenidos desde que lo practico con asiduidad. Pero lo primero que noté es que mis niveles de tensión volvieron a la normalidad en pocas semanas, con los beneficios que eso me proporcionó, especialmente la desaparición de los dolores de cabeza. También les puedo hablar de la sensación de pulmones abiertos, con aire limpio, de las piernas fortalecidas o la espalda en forma. Me encanta caminar por el campo y junto al mar. Cuando lo hago solo, la música me acompaña en mis seis o siete kilómetros que suelen durar mis sesiones. Si voy acompañado, normalmente de mi hermano, al placer de sentirte más en forma se le une el de la charla compartida, momentos donde arreglamos el mundo o la mandamos a la mierda (la mayoría de las ocasiones).

Nunca imaginé que caminar me reportaría tantos beneficios. Hasta entonces jamás había prestado la atención debida, pues uno lo hacía prácticamente como una obligación.

Ahora cuando camino, a veces estoy absorto en mis pensamientos, aunque los problemas trato de apartarlos. Observo la vida, la policromía otoñal, la explosión primaveral, el olor a tierra mojada del invierno, el penetrante olor marino cuando camino por el Paseo Marítimo de Torremolinos o junto a los Baños del Carmen en Málaga, el verde rabioso de los pinares torremolinenses o la urbe tediosa cuando camino por las calles, con los coches exhalando la prisa eterna de sus ocupantes.

Cada vez me gusta más caminar, me divierto, me relajo y los beneficios son continuos. Es gratis y se puede realizar a cualquier hora del día o de la noche, sin el yugo del horario sometido.

Sí, queridos lectores, simplemente quería dejar constancia de un placer a nuestro alcance, del que podemos disfrutar siempre, independientemente de la climatología o del lugar donde nos encontremos. Cada bosque, cada sendero urbano, cada paseo marítimo, todos esconden curiosidades y además, nos proporcionan una buena forma física.

Descúbranlo y como decía un anuncio protagonizado por Serrat, Múevete, corazón”.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Lord Buworld, Málaga, Naturaleza, Reflexion

2 comentarios en “LOS PLACERES DE CAMINAR”

  1. Ana Says:

    Creo que voy a empezar a acompañarte, necesito hacer algo y creo que es una buena opción. Un besote


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: