LAS CANGREJERAS

Reconozco que no le dedico a mi serie “Vintage” la importancia que en realidad tiene, cuando me enorgullece decir que es una de las secciones más visitadas de este humilde espacio. Imagino que los recuerdos bonitos afloran cuando uno lee sobre ciertas cosas, rememorando episodios ya olvidados en el tiempo pero no en la memoria. Hoy, en este día soleado de Noviembre en Torremolinos y cuando el verano parece definitivamente haber zanjado su singladura en este 2010, voy a escribir sobre moda. ¿Tú hablando de moda? Pues sí, que problema hay. De hecho, según estoy tecleando estas líneas, estoy anotando en un papel como siete u ocho complementos más que se me han venido a la mente para futuros posts de esta serie. Pero debo empezar con el icono veraniego por excelencia entre los niños y no tan niños de los 70 y los 80. Sí, hablo de moda-calzado, las inigualables y genuinas ‘Cangrejeras’.

Permítanme pijos y pijas de este planeta, asiduos de la moda ibicenca con vuestros trajecitos blancos y vuestras sandalias de diseño, que os hable del portentoso glamour de la sandalia veraniega prototipo del proletariado setentero y ochentero español. La elección era rápida, tu madre te asía fuerte de la mano y te llevaba a la tienda de turno.  Dame el número tal y te las llevabas puestas. No había mucho donde elegir en cuanto a gamas cromáticas. El color marrón y transparente eran todas las opciones a tu disposición. Bueno, eso de a tu disposición es mucho decir. Sería más apropiado especificar que ‘a disposición de tu madre’, puesto que ella era la que decidía pese a tu firme oposición.

Que quieren que les diga, no me gustaban las cangrejeras, ni visualmente ni mucho menos cuando tenías que calzártelas. Les puedo asegurar que no tenían cámara de aire. Y si ibas por la calle y pisabas una piedra de proporciones medianas, se cumplía fielmente eso que dicen que en la planta de los pies se encuentran todas las terminaciones nerviosas del cuerpo. Hubo una vez que incluso me dolieron las orejas cuando pisé un chino. No es broma.

El caso es que las cangrejeras eran prácticas y baratas. Eran muy fáciles de lavar, normalmente bajo el grifo. Pero había un detalle que era más complicado de mitigar y ese era el olor. Al tener que llevarlas todo el día puesta, aquí eso de que solo servían para la playa hay que olvidarlo, se adaptaban camaleónicamente a todos los momentos del día. Como decía, al tenerlas todo el día puestas, se impregnaban de un olor fétido muy particular que conseguía marcar en varios metros a la redonda el lugar donde te encontraras. Ni los lobos marcan el territorio de modo tan eficaz.

Cuando te encontrabas en la playa con ellas y se te ocurría adentrarte en los roqueos, no sé qué era peor, si llevarlas o ir descalzo. Innumerables las heridas de guerra que tus pies sufrían.

El caso es que desde hace tiempo sigo viéndolas en los supermercados. Es indudable que el sector social al que iban dirigidos hace 30 años sigue siendo el mismo al que se dirige su estrategia comercial, que por cierto no la hay, basta con ponerlas en las estanterías y la gente las comprará. Son un poco más sofisticadas a decir verdad, con dibujos animados, pero en esencia siguen siendo cangrejeras. Y viendo que mi categoría social sigue anclada en el sector clase media- baja, pues qué quieren que les diga, a mi hijo se las compré. El caso es que no tardó mucho en quitárselas, hecho del que deduzco que la comodidad sigue brillando por su ausencia.

Dicen que ahora las hay de muchos colores. Lo que no cambia es que, en las ya pocas zonas de pescadores auténticos, éstos siguen llevándolas ajenos a modas megapijas.

Incómodas o no, feas o no, las cangrejeras siguen formando parte del otro glamour veraniego, el de los currantes y familias con pocas posibilidades económicas.  Aunque igual un día de estos sale Victoria Beckham con unas y causan furor  en Beverly Hills. Entonces todos los que fuimos niños-ruina diremos, ‘yo las llevé antes que tú, pedazo de petarda’.

De aquí, mi particular homenaje a las cangrejeras.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Lord Buworld, Málaga, Reflexion, Vintage

6 comentarios en “LAS CANGREJERAS”

  1. rulos Says:

    Que feas son las jodías. Yo también se las compré a mi pequeñaja y la pobre las aguanta con valentía.

    Me quedo con la imagen del típico guiri con sus cangrejeras bien ancladas pero por supuesto con los calcetines marroncillos puestos. Que estampa!

    • Lord Buworld Says:

      Era inevitable tu comentario sobre las cangrejeras. De hecho, este post está escrito por haberte escuchado hablar con frecuencia de tan singular producto. A mi me hicieron tanto daño que las tenía olvidadas. Para que veas lo que siempre te he dicho. A la hora de escribir me nutro de todo y las conversaciones con vos, son un ejemplo claro.
      Un abrazo.

  2. Ana Says:

    Yo puedo decir que las tuve celestes!!! jajaja

    • Lord Buworld Says:

      Yo las que tuve fueron las que describo en el post. Ese color indefinido. Ten en cuenta que a las tiendas las llevaban a granel.
      En el “baratillo” incluso te las podías llevar por kilos, jajajaj.

  3. carlamontero Says:

    Confieso que yo a mis hijos les pongo cangrejeras para ir a la playa. Bueno, los mayores ya no se dejan, pero al pequeño se las sigo plantando. No sé, será una forma de regresión a la infancia que reflejo en ellos. Y la verdad es que para una madre son cómodas, prácticas y baratas (ahora entiendo a la mía).
    Pero es que yo misma, hace sólo unos pocos años, he llevado cangrejeras para ir a una de esas islas con arrecifes de coral, en la que te estás suicidando si se te ocurre meterte en el mar con los pies descalzos o unas chanclas de moda. Y mira por donde, fueron la sensación del hotel megapijo.

    Gracias por este estupendo post sobre unos de nuestros compañeros de la infancia, Lord Buworld.

    • Lord Buworld Says:

      Estoy seguro Carla que causaste furor entre los pijillos que se preguntarían qué híbrido llevabas en los pies.
      Tú lo has dicho exactamente, prácticas y baratas, porque lo que es cómodas…
      Un abrazo chica encantadora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: