OTRA NOCHE DE REYES

Sí, queridos lectores, un año más tenemos la Noche de Reyes aquí. Me viene a la mente cómo hace exactamente un año estaba escribiendo un post en el que hablaba de esta noche hecha y diseñada para los niños. Recordaba algunas de aquellas Noches de Reyes de mi niñez, la ansiedad, el nerviosismo, el desvelo, el ruido que se escuchaba de fondo en el salón de mi casa y la certeza de que Melchor, Gaspar y Baltasar acababan de entrar en nuestra casa y nos dejaban nuestros juguetes deseados, aquellos que con letra torcida habíamos escrito en la carta de El Corte Inglés, que era y sigue siendo el Emperador absoluto en cuanto consumismo compulsivo, aunque ya tenga bastantes competidores. Todo eso me viene de vuelta a la cabeza y, sin quererlo, lo vuelvo a transcribir de una forma parecida.

Hace años que abandoné ese ejercicio atroz de ‘comprópata’ poseso. Antaño, mi economía personal, me permitía poder regalar a todos mis seres queridos un detalle por estas fechas. Desde hace algunos años, la precariedad ruinosa de mi cuenta corriente me hizo desistir de un ejercicio que antaño practicaba con sumo gusto. Pero claro, sigo formando parte de las estadísticas consumistas porque tengo un hijo de 4 años al que, claro está, hay que hacer el encargo a los Reyes de Oriente. La verdad es que el chaval entiende que todo no se puede conseguir, tal y como me convenció mi padre allá por los años 70. Ya ven que la historia se repite.

Lo que sí es cierto es que  se encargan demasiados regalos a los niños en estas fechas y la consecuencia es la poca valoración que de los mismos hacen. Creen que pueden conseguirlo todo porque les facilitamos la tarea. Llenamos la casa de juguetes a los que a los pocos días dejan de prestar la atención debida. Cuando yo era pequeño nos regalaban unos pocos juguetes que exprimíamos hasta la saciedad. Recuerdo que un balón nuevo y una camiseta de fútbol solían ser regalos habituales con los que me obsequiaban los Reyes Magos y créanme cuando les digo que le sacaba partido al asunto. Algún libro y algún juego de mesa solían completar la terna de regalos. Éramos tres niños en la casa de una familia de clase media y ya sabes que los Reyes solían ser equitativos.

Hoy día como mucho hay uno o dos niños de media en cada casa, por lo que ya saben que los Reyes se enrollan un poco más.

Así que, este año, mi hijo volverá a contar con una buena colección de juguetes nuevos a los que no sé a ciencia cierta el caso que les hará.

Según un informe de UNICEF, uno de cada cuatro niños en España está en el umbral de la pobreza. Nadie lo diría viendo la afluencia de gente arrasando con las estanterías de los grandes centros comerciales. Imagino que la parte correspondiente a ese niño pobre se la llevará el listo de turno.

Pero bueno, de estos días me sigo quedando con la inocencia y las caras de sorpresa de todos los niños que admiran ensimismados el desfile de las distintas cabalgatas que pueblan las calles de esta España nuestra.

Espero que sus majestades de oriente les obsequien con aquello que más desean. Para empezar yo le pido que mejore un poco mi situación personal y la de todos mis seres queridos. Al resto del país espero que nos regalen un poco de alivio en la maltrecha situación en la que nos encontramos. Creo que somos muchos los que deseamos este regalo.

Feliz Noche de Reyes.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion, unicef

5 comentarios en “OTRA NOCHE DE REYES”

  1. locogin Says:

    Como no, mi deseo es también un deseo de mejoría a toda esa gente que de una manera u otra, se las ingenia para sobrevivir en estos tiempos.
    Un abrazo y feliz noche de reyes.

  2. Ana Says:

    Ése sería el regalo perfecto. Dicen que hay que tener cuidado con lo que se desea porque a veces se cumple. Si todos lo deseamos de corazón, seguro que lo conseguiremos. Un beso y felices Reyes!

  3. Lord Buworld Says:

    Gracias locogin y Ana. Espero y os deseo todo lo mejor.

  4. rulos Says:

    Sinceramente, me alegro mucho por los niños que como mi hija, pillan en estas fechas algunos regalos. Con lo que no estoy conforme es que sean de Melchor, Gaspar, Baltasar, Papa Noel, los renos, la mula y el buey.

    Ójala este año se cumpla el deseo que muchos de nosotros le hemos hecho a SS. MM.

    Un abrazo y mucha suerte


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: