LOS ÓRGANOS CASIO PT

Temblad musicuchos de hoy día que os creéis expertos en música porque accedéis a todo tipo de artilugios musicales, bien en ordenador bien en Ipad y demás chorradas. Os voy a hablar de los primeros contactos creativo-musicales que tuvimos los niños de principios de los 80, con auténticos instrumentos musicales y entre ellos, el emperador absoluto, los teclados u órganos PT de Casio. Sí, queridos lectores, joyas musicales en manos de niños, como impulsores del amor por la creación musical. ¿Qué niño de los años comprendidos entre 1981 y 1983 no tuvo su Casio PT?

Causaron auténtico furor y cada casa contaba con una o más unidades de los PT. Según el nivel y las posibilidades económicas había de varios tipos, el PT-1, PT-10, PT-20 y muchos más. Llegué a ver hasta el PT-100 pero eso era hablar de palabras mayores. Los dos primeros fueron los que más se vendieron y los que caían en manos de los niños. Nuestros padres, orgullosos, no dudaban en comprarnos uno. ¿Qué padre podría atreverse a cortar de raíz una posible carrera como músico de sus vástagos? Soñarían con que se convertirían en el nuevo Richard Clayderman o en un nuevo Roger Hodgson o Elton John. Era habitual escuchar a los padres decir, “le he comprado un organillo a mi niño y está todo el día dale que te pego. Este me sale músico, fijo”.

Como comprenderán, aquí un servidor, amante absoluto desde la tierna infancia de la música, cual pequeño Mozart, también tuve mi órgano Casio PT. Pero no vayan a creerse que el PT-1, de eso nada. Yo directamente entré en la élite y me regalaron el PT-20, cuya imagen pueden ver al final de este post. No pueden imaginarse el poder de seducción que aquel pequeño instrumento tenía sobre mí. Me pasaba horas y horas tratando de obtener una melodía medianamente decente. En  aquellos momentos fui consciente que cualquier parecido entre Mozart y yo formaría parte de alguna vida anterior o de la ciencia-ficción.  Lagrimones inundaban mi rostro cuando era capaz de sacar algunas notas de “Carros de fuego”. Lo intentaba una y otra vez, pero la tenacidad que creo siempre me ha caracterizado, no fue sinónimo de éxito en estos menesteres musicales. Estaba realmente negado, pero yo seguía intentándolo una y otra vez hasta que la frustración hacía mella.

Mi PT-20 contaba con los accesorios del PT-10 pero contaba con una novedad que lo hacía genuino y eran esas teclillas en la parte izquierda que cuando las pulsabas imitaban el sonido de los órganos de las iglesias. Hasta los vellos se me ponían como escarpias cuando sonaba algo potable, creyéndome yo que podría competir directamente con Depeche Mode.

Aquel artilugio lo guardé durante años y creo recordar que eran caros, pero como les dije al principio, causaron furor y era casi impensable que algún niño no tuviese su PT-10. Me gustaría saber cuántas unidades vendería Casio y cuantos millones más de falsificaciones. Eran tiempos creativos y los niños de la época nos lanzamos al ruedo ibérico de la composición. Los resultados, sinceramente los desconozco. Las consecuencias, más artilugios que, con el paso del tiempo, pasaron a ser habitantes de desvanes y sótanos.

Pero me gusta recordar aquella época en la que creí posible convertirme en músico, con mi legendario PT-20.

Me río yo de los niños de ahora con sus Guitar Hero y demás. Con un Casio PT os querría yo ver  “marditos roedores”.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Cultura, Lord Buworld, Música, Vintage

7 comentarios en “LOS ÓRGANOS CASIO PT”

  1. rulos Says:

    Creo que he tenido un orgasmo al leer sobre este gran maestro de ceremonias.
    En mi caso, usaba el Casio VL TONE. Tecnología punta comprimida en una carcasa de plástico con ese botón naranja que al pulsarlo…….tachán, la gran sinfonía: na nino nino ní naníno nino nino ní!!!
    Aquellos maravillosos años

    • Lord Buworld Says:

      Sabía que te iba a gustar este post. Durante tantos años siempre hemos tenido la coña del PT-10 y todavía no me explico cómo no había escrito antes sobre esto. Ayer, cuando estaba frente a la pantalla buscando inspiración, escuché de fondo en la radio una canción de los 80 de Depeche Mode y, se hizo la luz.

  2. Ana Says:

    Recuerdo que te costaba horrores dejar el órgano, y solo me dejabas tocarlo bajo tu atenta mirada (y después de que mamá insistiese en que me lo dejaras), no fuese a ser que me lo cargara!! Tengo que reconocer que más de una vez, cuando no estabas en casa, lo cogí para tocarlo (me sentía como Gollum al encontrar su tesoro)…pero me faltaba tiempo para dejarlo en su sitio cuando escuchaba la puerta! por supuesto, intentaba no dejar rastro alguno. ¡Qué gran poder de seducción tenía aquel aparatito!

  3. Ana Says:

    Tarde o temprano te tenías que enterar,jaja

  4. paul Says:

    hola buen dia yp tengo un pt 20 y voy a venderlo alguien sabe cuanto puedo pedir por el ? no le falla nada saludos ¡¡ cobys9@hotmail.com


  5. […] en flauta dulce con 8 años hasta que fui descubriendo más instrumentos como un organillo casio PT 10, el cual fue un regalo de cumpleaños para mi hermano y el que acabó cogiéndolo todos los días […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: