CIUDADES DESQUICIADAS

En estos últimos días no hago más que escuchar que los índices de polución en ciudades como Madrid y Barcelona empiezan a ser preocupantes, aunque  todavía no alarmante. ¿No es alarmante observar la nube marrón que pende sobre el cielo madrileño o barcelonés y que se puede observar a 50 Km de distancia? Yo me preocuparía y mucho. De hecho, me preocupa ver la nube marrón que se puede ver sobre la ciudad de Málaga y que es visible desde donde yo vivo, a 15 km. El caso es que Málaga tiene 700.000 habitantes y Madrid casi 8 millones con lo que no puedo ni imaginarme la calidad de lo que les está entrando en los pulmones a los que allí se encuentren, puro monóxido de carbono.

En España esto irá a más porque a la gente parece importarle una mierda la calidad del aire que respiran. Las consecuencias son y serán más que previsibles en la salud. Pero hay otra cosa que, aunque parezca mentira lo que voy a decir, lo palpo cada vez que voy a esas ciudades y es el desquiciamiento colectivo. Detesto la forma de vida que tiene la gente de las grandes ciudades, siempre acelerados, con un ritmo frenético e infernal que a lo único que les conducirá es a un infarto prematuro. Son ciudades desquiciadas y una de las causas es el mal aire que respiran y que les provocan  una mala hostia casi permanente, además de calvicie y otros daños colaterales. No  estoy de broma. Madrid y Barcelona son ciudades que me gustan pero en las que no soporto estar más de dos días porque caigo en la posibilidad de volverme igual que la mayoría de ellos y, prefiero quedarme donde estoy, al menos respiro aire medio limpio.

El Alcalde madrileño recomendaba a los ciudadanos el uso de medios de transporte públicos y el resultado desde que hizo esa recomendación es que el tráfico se ha reducido un 0 %. Preguntaban a la gente por la calle y les importa tres leches y te dicen tranquilamente que no tienen ninguna intención de utilizar otros medios.

El principal problema que tenemos los españoles es que no hay conciencia medioambiental y tardaremos décadas en tomar cartas en el asunto y, para cuando lo hagamos, ya será tarde. Por ejemplo, en Málaga, están poniendo carriles-bici y los primeros que protestan son los llamados “profesionales del volante”. Así ya me contarán ustedes.

Estamos a años luz de ciudades como Amsterdan o Copenhagen, donde el uso de transportes públicos y de bicicletas está a la orden del día. En España, no veo  ni tan siquiera un acercamiento a esa conciencia. Así que, ¿de qué nos quejamos? Si no utilizamos medios públicos, no caminamos y no montamos en bicicleta, además de negarnos a soltar el coche, pues a joderse. Tenemos lo que nos merecemos. La lástima son todos aquellos que se atreven a moverse por la ciudad, por ejemplo en bicicleta, y como resultado se juegan la vida, no les respetan los carriles y encima respiran malos humos.

Es lo que hay, ciudades desquiciadas, gente depresiva, mala hostia y malos humos en todos los sentidos.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Depresión, Lord Buworld, Málaga, Naturaleza, Reflexion

One Comment en “CIUDADES DESQUICIADAS”

  1. rulos Says:

    Ahí está la respuesta de por qué tantísimo niño hoy día tiene que usar aerosoles para poder respirar mejor. Cuando yo era nano, raro era ver a alguien aspirando del tubito.
    Ya mismo vamos a tener que ir con mascarillas por la calle.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: