MIEDO NUCLEAR

Estos días, como si se tratase de un retroceso a mi pasado, a mi niñez, estoy volviendo a escuchar cada hora dos palabras que, cuando era niño, me causaban auténtico terror. Esas dos palabras eran y son “catástrofe nuclear”. Sí, queridos lectores, la trágica devastación japonesa con sus terremotos y tsunamis parecen parapetarse en otra posibilidad todavía más aterradora, una catástrofe nuclear, De hecho, mientras escribo estas líneas, las noticias no son muy halagüeñas con la explosión de otra de las centrales, en Fukushima. La población japonesa y la mundial ya se están preparando para lo peor. Aunque las autoridades dicen que el núcleo no va a reventar, la agencia francesa califica el accidente a un nivel 6, el máximo es 7, con el ejemplo claro de Chernobyl, ocurrido hace ahora justamente 25 años.

Me acuerdo perfectamente de ese día y ese anuncio en todos los medios que hablaban de “Catástrofe nuclear”. Yo por aquel entonces, tenía 13 años recién cumplidos y estaba en el colegio. Durante esos años, el mundo estaba en la llamada “Guerra Fría” y desde todos los frentes nos aterrorizaban con las consecuencias de una guerra nuclear. Yo desde mi óptica de niño y desconocedor de muchas cosas, veía con pánico cualquier rifirrafe entre las grandes potencias, Estados Unidos y la Unión Soviética. Desde el cine americano, se nos alimentaba en ver a los soviéticos como malos y a ellos como los salvadores del planeta. Lo cierto es que la amenaza nuclear siempre estaba presente. Y ocurrió lo de la Central de Chernobyl y todo lo que aún desconocemos. No olviden que todavía ese accidente oculta muchos secretos, escondidos por el gobierno soviético de entonces. Lo cierto es que un cuarto de siglo después allí no hay vida, es tierra yerma, baldía, sin esperanza alguna. Ilustro este texto con un par de  fotos de la ciudad más próxima a la central nuclear donde se puede ver la desolación de una ciudad abandonada, fantasma, donde el silencio reina  en lo que fue bullicio. Da escalofríos ver estas imágenes y parece que esa zona de Japón podría volver a repetir esta estampa. Esperemos que no.

Durante años este miedo parecía haberse alejado de las primeras posiciones del panorama de la actualidad, como si el juego no fuese con ello, un personaje jamás invitado a la fiesta de nuestros miedos ancestrales. Pero ahora ha vuelto con más fuerza que nunca, con un peligro real, como un nuevo Chernobyl que pretende quitarnos el sueño y que parece que va a lograrlo si nos atenemos a las terribles predicciones.

Japón está viviendo una pesadilla y nosotros, como espectadores, también la estamos viviendo a nuestra manera. Por ahora el ejemplo de civismo y de saber afrontar la situación que está demostrando la población japonesa es asombroso. Me quito el sombrero ante ellos.

Sí, el miedo nuclear, el pánico ante una posible nueva catástrofe nuclear ha vuelto con fuerza a la primera línea de actualidad. Desgraciadamente, así es.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Naturaleza, Reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: