GILIPOLLECES DEL TÍO SAM

Estados Unidos es un país de contrastes, siempre moviéndose en los extremos, parece que el término medio, el equilibrio, no va con ellos. Intento quedarme con lo bueno que tienen porque para mierdas, ya estamos sobrados por aquí. Es sin duda uno de los países que más deseo ver, especialmente lugares como Nueva York,  San Francisco, Las Vegas, Los Ángeles, El Gran Cañón de  Colorado, sus grandes parques naturales, etc. Pero de vez en cuando, la estupidez de ciertos sectores demoniza mis deseos por conocer. Una de esas cosas es el puritanismo extremo y la hipocresía que rige los designios de la sociedad norteamericana. La última nos llega con el tema del “Muñeco Lactante” que, curiosamente, fabrica una empresa española llamada Berjuán.

El muñeco no hace más que imitar el movimiento bucal del bebé lactante y viene con una especie de pequeña prótesis mamaria que las niñas se ponen a modo de chaleco y que imitan el acto universal de amamantar a un niño pequeño. Seguramente para ustedes y para mí, queridos lectores, es algo que carece de la mayor importancia e incluso lo vemos con gracia. Pues ni se imaginan el cisco que se está liando en el país del Tío Sam. Claro, todo ello bien alardeado y publicitado por la cadena ultra conservadora Fox News que ha puesto el grito en el cielo  y han convertido al bebé glotón en la pura reencarnación de Satanás. Según ellos, este muñeco representa la perversión sexual e incita a las niñas a quedarse embarazadas. ¿Cómo se les queda el cuerpo? Hay que estar desviado para decir eso. La verdad es que paridas de este calibre son muy frecuentes dentro de la rancia mentalidad ultraconservadora republicana, educados en la gilipollez extrema y como consecuencia de ello  después salen especímenes como George Bush Junior o Rumsfeld.

Estas estupideces norteamericanas son las que me provocan repugnancia. Es curioso que un simple muñeco provoque tanta controversia y no lo haga un tema tan peliagudo como llevar armas de fuego. A las decenas de casos me remito. Un país donde acceder desde temprana edad a una Magnum 44 no supone mayor quebradero de cabeza que reunir el dinero necesario para adquirirla. Un país que siempre nos ha querido vender el “sueño americano” pero donde romperte un brazo puede suponer tu ruina más absoluta. Nunca entenderé esas tremendas desigualdades.

Así que, pese a todo, espero ir algún día y ver lo bueno que tienen, que es mucho. Estas memeces seguirán sirviendo para que, entre otras cosas, yo pueda escribir un post cuando no encuentro otra cosa mejor de la que hablar.

The American Dream.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion

One Comment en “GILIPOLLECES DEL TÍO SAM”

  1. SR FEUDAL Says:

    Y no es lo de las armas, yo fui a pedir unas cervezas, y tuve que enseñar el pasaporte por que la dependienta del burguer creía que era menor de 21?, lo dicho, perfectos gilipollas.

    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: