127 HORAS

Lo dije recientemente en un post cuando hablaba sobre otro ejemplo de supervivencia humana que había tenido lugar en un paraje cercano a la localidad malagueña de Nerja. Me encantan esas historias de superación personal, cuando el ser humano llega a enfrentarse cara a cara con la muerte y la derrota porque prevalece, por encima de todo, el deseo de vivir. Ejemplos hay muchos y hoy les quiero hablar sobre una película que me fascinó cuando la vi hace pocos días. Dirigida por el gran Danny Boyle en 2010, está basada en la autobiografía de Aron Ralston de 2004 titulada Entre la espada y la pared. La película de la que les hablo se llama 127 horas y está interpretada por un excepcional James Franco.

La película narra fehacientemente los hechos ocurridos en Mayo de 2003 cuando Aron Ralston, un joven ingeniero y montañero se adentra en solitario en los barrancos de Utah. Ahí radica su primer error, nadie sabía dónde se encontraba salvo dos chicas senderistas con quien se cruzó minutos antes de bajar un barranco perdido en la inmensidad y sufrir una caída que le provocó que su brazo quedase atrapado bajo una pesada roca.

La imposibilidad de moverse pone en práctica toda su paciencia y lucha para tratar de sobrevivir. Con pocos alimentos y agua, y equipado con una cámara y una navaja multiusos, Aron tratará desesperadamente y durante 5 días de salvar su vida. La única opción que le quedará será amputarse el brazo derecho para poder sobrevivir. Una decisión límite que requiere de una fuerza sobrenatural para poder superar al peor de los enemigos, la desesperación y la muerte. No perder el control será la clave para vencer.

http://www.youtube.com/watch?v=Z9pnhwnVkv4

Ese lento y agónico proceso de lucha por sobrevivir es en lo que se centra la película. Con un ritmo necesariamente lento y que refleja muy bien el sufrimiento que debió padecer Ralston en aquella solitaria angostura.

Aron demostró unas capacidades impresionantes y su hazaña ha de servir a las generaciones presentes y futuras para saber luchar, no rendirse jamás. Hoy día, con un brazo amputado, Aron Ralston sigue escalando montañas, pero avisando en todo momento de donde se encuentra. Esa lección, sin duda, la aprendió muy bien. Nunca se debe subestimar el enorme poder de la Naturaleza.

Al principio, tenía mis reticencias sobre esta película pero mis hermanos me la recomendaron insistentemente y les doy las gracias. Me ha fascinado y vuelvo a destacar la interpretación de James Franco, sin lugar a dudas, a gran altura.

Cierto es que la escena crucial de la película no es de fácil digestión pero es necesaria. Aún así creo que el director no se regodeó en la amputación, la muestra cruda pero repito, es indispensable.

Gran película y una historia que debe ser conocida por todo el mundo.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Cine, Cultura, Lord Buworld, Naturaleza, Reflexion, Videos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: