EL VALLE DE LOS CABALLOS, DE JEAN M. AUEL

Tras las buenas sensaciones que me dejó El Clan del Oso Cavernario, primer título de la saga Los Hijos de la Tierra, he decidido leer el segundo para ver si, definitivamente, me decido a completar el serial. Publicado en 1982 y con unas ventas millonarias, Jean M. Auel continuaría por la senda del que, ya es sin lugar a dudas, uno de los seriales más exitosos de la historia de la literatura, cerca de 50 millones de lectores. Este segundo libro se titula El Valle de los Caballos y me ha gustado tanto como el primero. Por tanto, aunque con lecturas espaciadas, leeré el serial en su totalidad.

Tras ser expulsada del Clan, Ayla viaja sola para buscar a Los Otros, tal y como le recomendó Iza antes de morir. En su viaje en solitario y con resultados negativos en su búsqueda, decide establecerse provisionalmente en una caverna que encuentra en un valle que, parece ofrecerle todo lo que necesita. Tras dar caza a una yegua, criará a su potrillo a quien llamará Whinney. La yegua se convertirá en su fiel compañera y mitigará el hastío que le supone vivir en soledad. Más tarde se les unirá Bebé, un cachorro herido de león cavernario que completará su variopinta familia.

Paralelamente se nos narra el viaje de Jondalar y Thonolan, dos hermanos pertenecientes a la tribu Zelandonii y que buscan la desembocadura del Río de la Gran Madre, el actual Danubio. En su trayecto, conoceremos las costumbres de un pueblo más desarrollado y sus contactos con otras tribus. El destino guiará a Jondalar hasta Ayla con quien compartirá vivencias y enseñanzas. Las distintas procedencias y estilos de vida harán que la convivencia sea complicada pero al mismo tiempo fascinante.

Este sería, en trazos gruesos, el argumento de esta segunda entrega, llena de momentos emotivos y de cuya lectura podemos obtener muchos conocimientos de la forma de vida de nuestros antepasados. Al menos yo lo veo de este modo. Considero esencial conocer de dónde venimos y cuál ha sido el proceso evolutivo de nuestra especie hasta llegar a este estado demencial de hoy día.

Una serie que está colmando las expectativas que me había hecho. Lo único que siento es haberla pospuesto durante más de veinte años. El caso es que ya he leído dos títulos y leeré el resto. Pero como no me gusta saturarme, esperaré unos meses para leer el tercero. Esta serie es mejor saborearla poco a poco, para  que me de tiempo a vivir y valorar cada libro como se merece. Desconozco las impresiones que me producirán el resto, pero por ahora, disfrutaré y reposaré los dos primeros que, sobra decirlo, recomiendo por el indudable valor que atesoran.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Cultura, El atril de Iberia, Lord Buworld, Los Hijos de la Tierra, Naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: