NIÑOS ELÉCTRICOS

En los años ochenta, Miguel Ríos, el rockero granadino,
escribía una canción titulada “Niños eléctricos” y algunos versos
de esa canción decían algo así:

“Niños urbanos,
querubes de ciudad, nacen mamando el delirio de la realidad. Eléctricos…Niños
eléctricos de ciudad, sufriendo el apagón familiar”.

A pesar de que las connotaciones de esta canción y su
mensaje eran tremendamente dramáticos, con una visión bastante pesimista de
aquel presente y el futuro que se avistaba, la verdad es que su título me viene
de perlas para la temática que quiero tratar. Aunque, pensándolo bien, en lugar
de niños eléctricos, tendría que haber titulado este texto como Tecno-Niños o
Niños Digitales.

Estarán de acuerdo conmigo en que esta generación de niños
pequeños, como mi hijo, de entre 3 y 6 años, viven rodeados de una verdadera
revolución tecnológica. No es extraño el niño que, como muy poco, tiene en casa
ordenadores, en todas sus posibilidades, video consolas, teléfonos de última
generación, televisores supersónicos, etc. Da igual que la crisis sea otro
miembro familiar, el españolito no se priva de ciertos placeres tecnológicos.

El caso es que todos estos niños viven prácticamente en un
mundo virtual, pese a los esfuerzos que hacemos los padres. En mi caso, le
limito el uso de estas tecnologías y le inculcamos otros valores, como el
deporte o actividades al aire libre, sin dejar de lado lo inevitable. Y lo
inevitable es que vivimos rodeados de toda esta tecnología de última
generación. Hoy en día somos incapaces de salir a la calle sin nuestros
teléfonos móviles, cuando hace unos años vivíamos perfectamente sin ellos.
Incluso éramos capaces de citarnos sin tenerlos. Curioso.

Los niños, simplemente han nacido con toda esta parafernalia
y su intuición innata les hace familiarizarse con ellos casi al instante. Les
pondré un par de ejemplos. Mi hijo no sabe leer, pero es capaz de moverse por
Internet y localizar webs sin ningún problema. Igualmente es capaz de quedarse
con la manera de jugar a cualquier juego de la Wii en cuestión de minutos
mientras que un servidor, pese a leer las instrucciones de los juegos, no es
capaz de aclararse con los comandos que le permitan iniciar la partida.

También me sorprendió el año pasado cuando entramos en un
centro comercial y estaban promocionando el Ipad. Mi hijo y otro niño de edad
similar, agarraron la tableta y de manera intuitiva comenzaron a manejarla sin
ningún atisbo de duda. Igual ocurre con los móviles táctiles y tantas y tantas
cosas.

Les he puesto el ejemplo de mi hijo porque es el más
cercano, pero por supuesto es extrapolable a cualquiera de esos querubines
diabólicos que habitan en sus hogares. Todos son idénticos en estas lides.

Son los niños digitales, hijos de la tecnología y que, como
dice también la canción, crecen en una jungla cada vez más hostil. En eso,
seguimos igual o peor.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: