EL SEÑOR DE LAS MOSCAS, DE WILLIAM GOLDING

Recupero literalmente unas líneas escritas en un diario por un niño: “Viernes 23 de Noviembre de 1984. Hace mucho frío. Hoy  he terminado de leer un libro que me llevé del Bibliobús. Es de un escritor inglés y el libro se llama El Señor de las Moscas. Es una historia de unos niños perdidos en una isla, algunos son muy buenos y otros son muy malos, unos salvajes. Me da mucha pena del niño gordo con gafas. Me ha gustado mucho y la semana que viene tengo que devolverlo.”

Inocentes palabras escritas por un niño de 11 años, un servidor, que 27 años después ha vuelto a leer esta legendaria novela de William Golding, publicada en 1954.  Recuperar lecturas infantiles y juveniles es algo que me gusta hacer cada cierto tiempo. Es como enfrentarte a tu propio pasado, a los recuerdos que permanecen escondidos en algún rincón perdido de nuestra memoria, al igual que ha ocurrido con este pequeño fragmento de un intento de diario que inicié en aquellos lejanísimos años y que, para mi enorme sorpresa, encontré entre viejas cartas roídas por años de abandono. No sé si fue muy acertado leer aquella novela con 11 años, creo que debí esperar al menos tres o cuatro años más, porque probablemente no la entendería como ahora, con el bagaje de los años que ya me han caído encima. El caso es que así fue y me ha parecido curioso introducir el texto de esta manera.

La novela se inicia en una isla perdida donde un avión que transportaba como pasajeros a niños ingleses, cae derribado. Ralph y Piggy, dos de los protagonistas principales, se encuentran una caracola con la que llaman al resto de los niños a una asamblea. La caracola será el símbolo de poder y potestad, también un intento de establecer una especie de democracia y trato igualitario entre todos. Desde el principio se nos presentan las dos posiciones antagónicas perfectamente escenificadas en Ralph y Jack, el bien y el mal, el cerebro y la fuerza, el diálogo contra la crueldad. De hecho, cada niño representa una personalidad y una actitud distinta del comportamiento humano.

Los niños por llamarlo de alguna manera, pensantes, con Ralph y  el asmático niño gordo y miope Piggy  a la cabeza, tendrán como objetivo prioritario mantener una hoguera para poder  ser vistos por algún barco y de ese modo ser rescatados. Jack y Roger comandarán el grupo de los cazadores de jabalíes, niños crueles, despiadados y ambiciosos que no dudarán en aplastar a todo aquel que pretenda ser un obstáculo en su camino. Sembrarán el terror y harán la ofrenda a la bestia clavando la cabeza de un jabalí en una estaca para convertirse en El Señor de las Moscas.

Toda la condición humana está representada en estos niños que han de valerse sin la presencia de ningún adulto. El miedo, la locura, la crueldad y la inocencia, expuestas de manera magistral por esta obra cumbre de la literatura inglesa de postguerra, que pocos años después pasaría a convertirse en una obra indispensable.

Se han hecho dos películas, una en los 50 y otra en 1990. Mi hermana, que es mi gran asesora cinéfila, me ha recomendado ver la más antigua, cosa que haré en breve. Y a ustedes, desde luego, les invito a conocer esta obra maestra que, créanme, les hará pensar y mucho. No he querido desgranar en demasía esta obra porque lo que pretendo es, de alguna manera, llamar la atención hacia su lectura.

Lean  El Señor de las Moscas y dejen a un lado la deplorable programación televisiva española.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Cultura, El atril de Iberia, Libros, Lord Buworld, Naturaleza, Reflexion

3 comentarios en “EL SEÑOR DE LAS MOSCAS, DE WILLIAM GOLDING”

  1. Julio Says:

    Una isla perdida, un avión que se estrella, el bien, el mal, luchas de poder, la amistad, el miedo, la locura, el fuego, cazadores de jabalíes, un chico gordito, el asma, Jack,…..
    Me parece que los creadores de Perdidos ya se han leído el libro.

    • Lord Buworld Says:

      Pues claro. Pero debes tener en cuenta que este libro se publicó en 1954, la serie Perdidos se emitió por primera vez en 2004. Obvio que hay muchísima influencia.

      • Julio Says:

        Evidente!
        Quería decir que: …los creadores de Perdidos ya se HABÏAN leído el libro.
        Una vez más gracias por la recomendación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: