Y ¿CÓMO SE COME CON EL OPTIMISMO?

Igual lo poco o lo mucho que vaya a escribir en las próximas líneas se deba a mi bajísimo estado de ánimo o al más que aparente pacto entre políticos, banqueros y medios  para echarme(nos) todas las ilusiones a corto y medio plazo por los suelos. Es probable que todos estos ingredientes se hayan mezclado y batido en una coctelera dando como resultado un combinado de desánimo atroz. No sé si soy yo, pero nunca había visto a este país y a sus gentes en un estado de esperanza tan bajo. Vuelvo a repetir que es más que posible que sea mi percepción  a través de un prisma atorado el que me proyecta esta imagen. Ojalá el vaso se vea medio lleno y no al revés.

Tengo formación académica universitaria, soy licenciado, hablo algún que otro idioma, he trabajado durante muchos años y de todo. Y ¿de qué me ha servido esto? Pues para en este domingo gélido de febrero, con 38,  encontrarme en el paro desde hace varios meses y sin perspectiva de encontrar nada a corto plazo. No sé cuántos curriculum míos han llenado las cestas físicas y virtuales de las oficinas de Recursos Humanos en estos últimos meses y en la televisión, radio, portales digitales y demás, se esfuerzan, en ese pacto endiablado por hacerme ver que la cosa cada vez está peor. Que alguien me explique cómo coño puedo animarme. Es muy fácil hablar de optimismo cuando la cuenta corriente está nutrida con cifras suficientes para pasar el mal trago. Pero con el optimismo no pago la hipoteca, ni la luz, ni los variados recibos que cada primero de mes atacan con saña las entrañas de mi agónica cuenta.

El otro día escuchaba a Ferran Adriá en un programa de TVE y decía que el problema de España es que no somos optimistas como en Estados Unidos donde nadie habla de crisis. Respeto mucho al Señor Adriá y toda su trayectoria pero que venga a mi casa o a la de muchos millones y me explique ¿cómo puedo salir del mal paso con el optimismo? Yo estaría encantado en hacer un master en optimismo si supiese que mis facturas serán liquidadas sin problemas. También le pediría que, en lugar de pasearse por Harvard o cualquier otro lugar del distrito financiero de Nueva York, se de un garbeo por los barrios pobres de Chicago, Detroit o Los Angeles, donde el hambre y las penurias hacen estragos.

En ese mismo programa, el pasado viernes, un grupo de periodistas de distintas ideologías coincidían en que las durísimas medidas que va a llevar a cabo el Gobierno de Rajoy probablemente no ayuden a crear empleo pero hay que cumplir con el jodido déficit.  No sé ustedes lo que pensarán pero yo empiezo a estar hasta los mismos cojones de cumplir con el déficit.

Yo, en mi humildad, llego a una conclusión. Si este país no tiene arreglo, ¿por qué no lo arrugamos como papel de aluminio y lo tiramos al primer contenedor que encontremos?. Si ningún político, banquero ni medio cree que este país va a salir adelante pues aquí propongo una solución. Ya que debemos seguir los dictados de Merkel, pues convirtámonos en una nueva región de Alemania. Que Merkel nos acoja, nos haga hablar alemán, cree una Red Industrial para que trabajemos como en Munich, Berlín o Hamburgo e igual si empezamos a cobrar, por ejemplo, el sueldo mínimo alemán, esta nueva región llamada Spanien tenga un color mejor. Probablemente, de esta forma, cumplimos con el déficit, salimos de verdad adelante o nos vamos todos a tomar por saco.

Estoy harto de todos estos cantamañanas que nos han llevado a la ruina y que encima nos dicen claramente que ya no hay solución.

Si lo del optimismo está muy bien. A mí me gusta pensar que todo me va a ir mejor y desde luego intento sonreír antes que poner mala cara. Pero permitidme que os diga que es cada vez más difícil creeros sobre todo cuando vuestros viajes y estancias están bastante lejos de los que aquí tratamos de buscarnos las habichuelas. Y a los políticos , banqueros y demás deciros que muchas gracias a todos por habernos(me) jodido la vida.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Depresión, Lord Buworld, Política, Reflexion

8 comentarios en “Y ¿CÓMO SE COME CON EL OPTIMISMO?”

  1. Esmeralda Says:

    Va a hacer ahora casi un mes que decidí crearme un blog ,quizás, desde la perspectiva contraria desde la que escribes esta entrada tuya. Te pongo enlace: http://infoptimismo.blogspot.com/

    Lo hice a modo de creencia potenciadora del hecho de que focalizándonos en las cosas buenas podemos movilizarnos y encaminarnos hacia ellas.La queja inmoviliza, paraliza, la visión de nuevas perspectivas ayuda a ponerse en acción. Nadie vendrá a sacarte de tu crisis personal. La cuestión es, qué puedes hacer tú por ti para salir de tu situación de desencanto, y desde tu propio nombre estoy convencida que pueden encontrarse respsuestas: “otra forma de ver la vida” es un buen enfoque.

    • Lord Buworld Says:

      Esmeralda, antes de nada, te doy la bienvenida a mi blog. Gracias por leer y comentar. Sin duda, me voy a pasar por tu blog y a leerte. Mira, el ser humano pasa por diferentes etapas a lo largo de la vida. Yo, al igual que todos, he tenido mis momentos buenos, muy buenos, malos y desastrosos como en estos últimos años. Aunque leyendo esto, parezca otra cosa, es cierto que soy un tipo muy positivo, y el que me conoce en persona lo puede corroborar. Pero por más que trato de ser positivo en este periodo, los obstáculos que encuentro me hacen pensar lo contrario. Está claro, como bien dices, que nadie me va a sacar de mi crisis personal. He pasado otras en mi vida y he sido yo el que las ha superado. Pero también permíteme que ahora no sea positivo con respecto a lo que me sucede y rodea. Aún así te agradezco el comentario pero el optimismo no me va pagar la hipoteca sino el trabajo y una nómina. Y créeme cuando te digo que me esfuerzo en encontrar trabajo, de hecho, es mi principal trabajo. Así que, claro que me pregunto lo que puedo hacer por salir de mi desencanto. Y cada día me esfuerzo en salir de ese estado. No me quejo gratuitamente, A fin de cuentas, es un lugar donde desahogo mis pensamientos.
      Un abrazo,

  2. Gines Lopez Says:

    Buenos días amigo, hoy voy a intentar animarte con un articulo que leí hace unos meses y que veo como parece que alguien va “calcando” en sus propósitos. Tal vez no insufle demasiado optimismo con la situación que tenemos, pero seguro que algo de luz si que podremos vislumbrar. Un abrazo y…. ahí va ese articulo:

    Hace cuatro años, el economista y profesor Luis Garicano, (44 años, Valladolid) previó la catástrofe financiera que se cernía sobre España. Las incomprensibles hipotecas a interés variable concedidas por los bancos crearon una gigantesca deuda. Eso se unió al mismo modelo muy bajo en productividad basado en el ladrillo (como en los años 60). Para colmo, el gobierno español se dedicó a hacer gastos locos. Este economista definió entonces la amenaza en dos palabras: “Cóctel megaexplosivo”.

    Y explotó.
    Hundimiento total de la Bolsa, mercados que atacan sin piedad la solvencia española, un gobierno aprueba medidas de último minuto, una economía no crece, tasas de paro megahistóricas…
    Lo más natural sería que hoy sus predicciones fueran incluso peor, y que Garicano echaría mano de los peores epítetos del diccionario: catástrofe, némesis, pánico, caos.

    Pues no.
    “Mantengo un enorme optimismo sobre la economía española”, dice en una conversación telefónica desde Utrecht, Holanda, patria de su mujer.
    Un momento. ¿Es que se le han enfriado las calenturas a este prestigioso profesor de Economía y Estrategia en la London School of Economics?

    “Estamos en vías de resolver los temas complicados”, afirma antes de razonar estas declaraciones tan provocadoras para los tiempos que corren. A ver.
    Para empezar, Garicano ve algunas cualidades del momento económico. Primero, la deuda pública española es una de las más bajas de la UE. Es el 70% del PIB. “Nuestro país es sostenible”, afirma.
    Y si todo estaba tan claro, ¿por qué no se ha hecho

    Ese ha sido el problema.
    “Hasta mayo de 2010 el gobierno no hizo nada, a pesar de que le avisamos muchos economistas. El gobierno ha perdido mucho tiempo y ha hecho medias reformas”.
    ¿Dónde está la salvación, entonces?
    “En que en la primera semana del gobierno que gane las próximas elecciones” (y recalca en la primera semana, no en la segunda), “se aprueben tres medidas contundentes”.

    Una. Reforma del mercado laboral.
    Dos. Reforma del sistema financiero.
    Tres. Reforma de la financiación autonómica.

    Vamos por partes.
    Garicano, al igual que muchos economistas que han promovido el Manifiesto de los 100 economistas, pide que la maraña de contratos en España se resuma en un contrato único.
    Y aquí dispara: “Este contrato único tendría una indemnización por despido baja en los primeros años, que iría subiendo con el tiempo”.
    Según Garicano, eso animaría a los empresarios a crear empleo porque tendrían menos miedo a contratar.

    Negociación colectiva

    ¿Y sobre la negociación colectiva? Dar un tajo al nudo gordiano que, según él, la tiene paralizada. “Los convenios tienen que negociarse por empresa. Nada que un burócrata venga a decirte el precio”.
    Se refiere Garicano a que en España los convenios se negocian a lo grande entre los sindicatos y las patronales, sin tener en consideración los problemas de cada empresa. La prueba de que los convenios colectivos viven en una fantasía peligrosa es que en el primer trimestre de 2009, época en la que hubo más despidos en España, el salario medio siguió subiendo. ¿Alguien entiende esto?, se pregunta Garicano.

    Aviso feo a la banca

    Turno para la banca (y lo que sostiene no va a gustar a los banqueros). El mensaje que da a los banqueros se puede resumir en pocas palabras: Señores, bajen el precio a los pisos que tienen entre manos y asuman las pérdidas en sus registros contables.

    Pero Garicano no está hablando de bajadas del 5%. No señor: “Del 30% o del 40%. Lo que pasa es que los bancos no quieren bajarlas para no dar pérdidas”. Pero Garicano piensa que no hay que tener piedad. ¿Qué los accionistas se quedan sin dividendo? Pues a aguantarse. En pocos años se van a recuperar porque los bancos darían salidas a sus stocks.

    Para explicarlo mejor, Garicano lo aborda por la vía contraria. Supongamos que los bancos no bajan el precio de las viviendas. Vale. ¿Qué pasa con esas casitas sin vender? Que al paso de los años, les salen goteras, se deterioran y entonces, tomen nota banqueros, “el precio sí baja. Y, una de dos: o le meten pintura y obra, o no la venden ni regalada.

    “Si bajaran los precios ahora, los extranjeros se las comprarían”. Garicano hace el recuento: hay 1,5 millones de viviendas vacías, es decir, recursos sin utilizar. Y sin vender. O sea que…
    Si los bancos bajan los precios, y si los jóvenes consiguen empleo, entonces se daría una combinación planetaria: joven compra piso. Banco concede crédito.

    Con ello se resolvería el problema de dos recursos sin usar: 4 millones de parados y 1,5 millones de viviendas invendidas.
    Queda una cosa pendiente: asumir las pérdidas reales del sistema financiero. “España debe decir a Europa que necesitamos 25.000 millones para capitalizar nuestro fondo de ayuda a la banca (FROB), para que no haya dudas de que con eso ya estaría bien”.

    Los inmensos gastos autonómicos

    Y ahora, las autonomías.
    ¿Cuál es el problema? Que el gobierno prometió que habría un control central del déficit autonómico. ¿La realidad? Nada de nada. Es más elevado que antes y ahora nadie sabe cómo pararlo.
    La esperanza es que con un gobierno central y con las autonomías en manos del mismo partido, haya un control estricto del gasto. No más aeropuertos en medio del desierto.

    ¿Qué se lograría con estas tres medidas, según Garicano?
    A. “Los mercados volverían a creer en España y prestarían dinero”.
    B. “Saldríamos de la crisis rápidamente”.

    Esta es la parte bonita del cuento. Ahora viene la fea.

    Los meses de tormenta

    Para disminuir el déficit, hay que recortar gastos o aumentar los ingresos fiscales. Lo segundo es casi imposible. Lo primero, puede ser inmediato lo cual puede tener consecuencias sobre el empleo, los contratos, los suministros, los salarios…

    “Tendremos un periodo con una pérdida del nivel de vida. Pueden ser unos meses de verdadero sufrimiento. Luego nos recuperaremos”, dice el economista.
    Ahora bien, queda una tarea muy importante: hay que avisar al pueblo. “Estas cosas no se arreglan solas. El gobierno tiene que explicar al país lo que hicimos mal y cuál es la solución. Tiene que decir: nos endeudamos con los bancos, los mercados internacionales nos prestaron dinero y ahora hay que devolverlo”.

    La calle, ¿en llamas?

    ¿Habrá una reacción de manifestaciones y protestas callejeras? “Ese miedo existe”, dice el profesor, “pero sin crecimiento económico la política no existe”.
    Garicano recuerda que no todo serían recortes y malas noticias. El contrato único será bueno para los jóvenes. La bajada de las viviendas también.

    Y si las cosas desembocan al final en crecimiento económico, el impacto podría ser mejor de lo esperado. “Un país como España puede ser el ejemplo y el catalizador de que las cosas pueden cambiar en Europa”. Generaría confianza en que existen salidas.
    “Eso a Europa le va a gustar”, concluye.

    • Lord Buworld Says:

      Excepcional Ginés. Espero que tenga razón.
      Ginés, una cosa te digo. Lord Buworld no deja de ser un personaje bloguero que escupe su realidad porque es el único sitio donde se puede despachar a gusto, José Antonio Moreno no es un tipo que ande todo el día lloriqueando y quejándose por las esquinas. Como todos, tengo mis días y son esos los que me gusta reflejar especialmente porque de ellos aprendo. Con esto quiero decir, que soy un tipo alegre e irónico, pero que de cuando en cuando necesita verter la mala leche interna en algún sitio.
      Dicho esto, gracias por estar.
      Un abrazo.

  3. Esmeralda Says:

    Hola, José Antonio, pues claro que sí, como la vida misma uno se encuentra cada momento en el estado que toque, aunque a mí me gusta decir que escoge. Y si tu vía para desquitarte es tu blog, estupendo, claro que sí, para eso es tuyo y lo utilizas como te guste.
    Reflexionando sobre los problemas económicos fruto de la crisis y el paro, al que yo también voy por contrato en tres meses, quiero compartir contigo que ayer me llegó al alma una chica que me envió un mail, era un mail masivo a todos sus contactos pidiendo trabajo para su novio, ambos jóvenes, preparados, a él se le acaba la prestación por desempleo ya mismo sin haber encontrado nada. En fin que esto nos toca a mucha gente. Pero pienso que la actitud optimista es necesaria para no decaer, eso es en lo creo y desde ahí he pensado mi blog. Espero además de infundir ánimo, poder ayudar si alguien necesita que se publique algo en ese sentido.En fin, el blog no me va a ayudar a comer dentro de tres meses, pero me hace sentirme bien y siento que es útil y supongo que igual de bien te debe sentar a ti escribir el tuyo y por eso lo hacemos.

    Suerte! y cualquier necesidad de ayudar a alguien o de contar alguna buena cosa pásate por el blog o me dejas un correo y lo publico.

    Gracias por tu respuesta anterior.

    • Lord Buworld Says:

      Por supuesto, Esmeralda . De hecho, me parece muy loable el ejercicio que estás haciendo y que estoy seguro que ayudará a mucha gente, como bien dices, empezando por ti.
      En mi blog, desde luego, no solo vas a encontrar temas con tintes, por decirlo de alguna manera, melodramáticos. Lo que pasa es que son estos temas los que llaman más la atención y que de cuando en cuando necesito escribir, Pero hay mucha música, literatura y arte en general comentado
      Muchas gracias por comentar y quiero que sepas que de este juego de opiniones aprendo mucho.
      He pasado ya por tu blog aunque no he comentado, pero lo haré.
      Un abrazo,

  4. Inmaculada Says:

    Ánimo Jose. No todo en esta vida puede ser malo. Algo positivo tendremos que sacar de todo esto y quizás algún día seamos capaces de mirar atrás y reirnos de nosotros mismos. Quizás es el momento de encontrar esa risa que tanto podemos llegar a necesitar, o ese pequeño impulso que a veces nos hace falta para llegar a donde necesitamos llegar. Y te lo digo yo que ahora mismo no estoy para muchas alegrías, mi mundo se hunde y mi vida se va por un precipicio sin fondo, y nadie se da cuenta (aunque tampoco a mi me importa mucho). Y la persona que sabe lo que me ocurre no puede hacer nada por mi…yo ya no tengo arreglo, pero tú aún puedes recoger tu vida e intentar pegar los pedacitos que tienes de ella y construír una nueva. Quizás te lleve tiempo…pero aún es posible.

    • Lord Buworld Says:

      Querida Inma, este comentario tuyo me ha dejado un gusto bastante amargo, no me lo esperaba. Y no te voy a decir más. SOlo gracias por pasarte, comentar, darme ánimos y decirte claramente que si lo mío tiene arreglo, lo tuyo tambi´n debería. Un beso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: