ATRACANDO, QUE ES GERUNDIO

Son tantas  las cosas de las que quiero hablar que el asco que me produce comentarlas consiguen el efecto contrario, el de callarme. Queridos lectores, estoy muy cansado y parece que el bloqueo me domina desde hace meses. Lo que otrora parecía ser un caudal fluido, hoy ha tornado en un cauce seco donde cruzan las lagartijas con el ánimo de no perder el tiempo en tan semejante páramo. Pero, de cuando en cuando, pego mi zarpazo y me da por escupir algo de la realidad que yo percibo y padezco. Hoy voy a hablar de los atracos, pero no de minucias, sino de aquellos que se producen a gran escala, como a los que estamos siendo sometidos en este país de sinvergüenzas e hijos de la gran puta llamado España. Pasen y vean, aunque guarden sus carteras, al terminar el día, tendrán la sensación de que han sido atracados en algún momento.

La gota que colmó mi vaso de leche agria ocurrió el pasado jueves cuando, a las 7 de la mañana, me disponía a tomar el tren en la Estación de Montemar Alto, en Torremolinos. Como casi todas las mañanas me dirigía a un trabajo extenuante donde, literalmente, soy explotado para conseguir un sueldo que, agónicamente, alcanza los 900 euros. Dicho sea de paso, más que insuficiente para cubrir los gastos mínimos incrementados considerablemente con todas las subidas orquestadas por este gobierno aniquilador e iniciadas por el infame equipo de Zapatero.
Volviendo al caso del tren, les explico. Hasta el pasado 30 de Abril, ir y volver al trabajo me costaba 2 euros con el billete de Renfe Cercanías. Pues bien, el pasado jueves me llevé la sorpresita de que había subido el mismo trayecto a 3,60 €, es decir, una subida de un 60 % , vamos una subidilla de nada. No pueden ustedes ni imaginarse las dulces palabras que salieron de mi boca a esas horas tempranas. En fin de semana, la cantidad supera con creces los 4 euros con lo que el incremento es del 100%. Si a esto añadimos el insoportable precio de la gasolina, la luz, etc, etc, ya me dirán si tengo o no razón cuando digo que estamos siendo atracados a diario de una manera infame.
Y es que volvemos a lo mismo de siempre. Somos los ciudadanos los que tenemos que soportar los recortes y las continuas subidas de precio hasta unos límites como yo jamás recuerdo haber visto.
El Gobierno continúa con esta política suicida que nos va a llevar a la quiebra, recortando por ejemplo en Educación pero inyectándo 10.000 millones a Bankia para que saneen sus cuentas. Para eso no hay problema en encontrar dinero, lo que falte por otro lado se lo sacaremos a los ciudadanos. En esos son expertos los verdaderos dueños de este país, las serpientes del Banco de Santander, BBVA y demás reptiles de la peor calaña.
Y claro, los bancos en su eterna ayuda no tienen problemas en cobrarte una demora de 30 € porque el hijo de puta de tu jefe te ha pagado con un cheque que no se ha hecho efectivo hasta un día después de haberte cobrado los recibos. Si se te ocurre protestar te dicen tranquilamente que en la cola del paro tienes todo el tiempo del mundo. Esto es lo que verdaderamente ha traído esta reforma laboral, situaciones injustas y quijotescas. Yo no sé ustedes pero yo me encuentro en una situación tan asfixiante de la que, verdaderamente no sé como voy a salir a flote.
Qué quieren que les diga, tengo la certeza de que cada día que amanezco en este país, me atracan con premeditación y alevosía.
Qué asco.
Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Málaga, Política, Reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: