Archivo para octubre 2012

CIUDADANO CERO

octubre 31, 2012

No sé cómo se llamaba, no he querido saberlo. Le llamaré Ciudadano Cero, como el protagonista de una vieja canción de Sabina. Solo sé que es una historia que me ha partido el alma, me ha dolido demasiado como para dejar pasar la necesidad de escribir algo sobre ese hombre.  Y me ha dolido porque he podido ser yo en varias ocasiones o en un futuro. Podría ser usted que me está leyendo en estos momentos o aquel otro que piensa que desde su atalaya de poder está a salvo de todas estas posibilidades. Qué ilusos somos todos.

(más…)

LOS AÑOS DEL MIEDO y DE LA ALPARGATA AL SEISCIENTOS, DE JUAN ESLAVA GALÁN

octubre 11, 2012

Hubo una España que hemos visto mil veces en películas, documentales, programas de televisión, que hemos leído en innumerables libros desde diversos puntos de vista. Una España que estaba partida en dos posiciones antagónicas, una lucha fratricida que todavía hoy escuece. Fue aquella Guerra Civil vergonzante a la que siguió una postguerra atroz bajo el férreo dominio del Régimen de Francisco Franco. Esa época es la que he revisado en dos libros de Juan Eslava Galán que forman parte de un serial sobre la Historia Contemporánea de España. Ese serial se inició con Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie, novela de la que dejé constancia en este blog hace ya algunos años y ahora he leído las dos partes que le siguen; Los Años del Miedo y De la Alpargata al Seiscientos. Novelas que he devorado en pocos días y que, al igual que el primero del serial, me han parecido colosales.

(más…)

LA TELE QUE ME APESTA

octubre 1, 2012

Da pena ver la televisión, los telediarios monotemáticos con la puta crisis de los cojones que va ya por sus cuatro años completos y cada vez peor, los programas en los que ahora todos queremos ser estrellas de la copla o el rock o los programas de tertulianos en los que un menda igual te habla de la inflación que de la extinción del escarabajo pelotero del Bajo Aragón. Pero si hay un tipo de programas que detesto hasta la extenuación, que me apesta y que, sin embargo, de cuando en cuando me trago, son aquellos en los que personajes de distinta calaña y alcurnia nos deleitan mostrándonos sus fastuosas casas y su no menos ostentoso modo de vida.

(más…)