LA TELE QUE ME APESTA

Da pena ver la televisión, los telediarios monotemáticos con la puta crisis de los cojones que va ya por sus cuatro años completos y cada vez peor, los programas en los que ahora todos queremos ser estrellas de la copla o el rock o los programas de tertulianos en los que un menda igual te habla de la inflación que de la extinción del escarabajo pelotero del Bajo Aragón. Pero si hay un tipo de programas que detesto hasta la extenuación, que me apesta y que, sin embargo, de cuando en cuando me trago, son aquellos en los que personajes de distinta calaña y alcurnia nos deleitan mostrándonos sus fastuosas casas y su no menos ostentoso modo de vida.

La otra noche volví a casa tarde de trabajar, por un sueldo mísero de 900 euros ya saben, cuando tratando de desconectar de una jornada un poco estresante me senté en el sofá y me dio por ver uno de esos programas. Esta vez trataba de Marbella, un programa en la que una morenaza presentadora de ojos verdes  se adentra en las vidas de personajes variopintos que no tienen ningún reparo en enseñarnos su estupenda forma de vida.

Como yo vivo en Torremolinos, a 40 minutos escasos de lo que nos enseñaba la morena, pues como que el tema me suena. Lo primero que uno piensa cuando ve estos programas es que en Marbella todo el mundo caga oro y ata los perros con longanizas. Esa es la Marbella que nos muestran, la de un grupo de megapijos que, a bordo de sus superyates de la pradera, surcan los mares hasta un complejo donde los señoritos y señoritas se gastan en una botella de Champán lo que usted y yo ganamos en 3 meses para rociarlo por el cuerpo de alguna jaca escultural mientras todos bailan con algarabía al son de una música demencial y tratando de hacernos ver que todo es simplemente genial. Les aseguro que por poco me atraganto con el yoghourt. Todo ello bajo la guía espiritual de una señora madura de muy buen ver y con operaciones estéticas hasta en el carnet de identidad que nos dice claramente que no ha dado un palo al agua en su chupiguay vida de milloneti marbellí. Todo maravilloso, mientras que la realidad es que el 60 % de la población restante de Marbella son personas como usted y como yo que apenas sobrepasan la mitad de mes o son víctimas del paro y a los que imagino que todos estos programas les debe joder un poquito.

Me parece perfecto que el que tenga millones se los gaste como le salga de los cojones o de los ovarios, pero tanta proliferación de programas de este tipo en televisión me parece que ya empiezan a estar un poco fuera de lugar.

En fin, qué le vamos a hacer. Igual es que me pilló la noche así o como decía la canción, tenía todos los aires metidos en el cuerpo. Lo mejor es ponerme un DVD y ver alguna joya cinematográfica, ver un libro y el que pueda, echar un buen polvo.

Un saludo y feliz semana.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Málaga, Reflexion, Televisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: