EL PSICOANALISTA, DE JOHN KATZENBACH

Hay épocas del año en las que me gusta leer thrillers, novelas sin más pretensiones que la de entretenerme en esas calurosas noches estivales cuando me resulta imposible conciliar el sueño y la lectura de una novela entretenida consigue mitigar esa pesadumbre insomne. Buscando este pasado verano entre las estanterías de mi biblioteca encontré un libro de mi pareja que parecía aunar todos esos parámetros que yo persigo en las lecturas veraniegas. La desafiante portada de El Psicoanalista, de John Katzenbach, despejó mis dudas. Qué importante es una buena portada hoy día para llamar la atención.

Richard Starks es el típico psicoanalista de la clase alta de Manhattan. Un tipo gris y anodino que parece tener su vida completamente programada todos y cada uno de los días del año. Una persona aburrida y con una vida predecible. Autómata en todo el sentido de la palabra. Pero una carta amenazante de un desconocido pondrá su ordenada vida patas arriba. Desde ese momento, nada volverá a ser igual. El desconocido que hace llamarse Rumpletiskin le da dos semanas de tiempo para suicidarse o sus parientes más cercanos morirán uno tras otro. Lo que en un principio parecía la misiva de un simple loco, pronto tornará en un asunto muy serio sin escapatoria, convirtiendo la vida del Doctor Starks en una pesadilla. Todo lo que Starks había construido en años de esfuerzo desaparece y su día a día se convertirá en una carrera contrarreloj en el que un misterioso desconocido que le acusa de no haber prestado ayuda  a su madre, una antigua paciente, se propondrá como único objetivo vital, acabar con él,

Es muy interesante el desarrollo de Starks a lo largo de la novela, desde el desconcierto inicial hasta la preparación de su plan de acción que nos llevará de manera vertiginosa por acontecimientos inesperados que sorprenden una y otra vez al lector.

Una novela muy interesante que desconozco si ha sido llevada al cine pues contiene todos los mimbres necesarios para hacer un thriller cinematográfico.

Una novela que leí este verano pero que el retraso que arrastro en mis comentarios de libros leídos ha hecho que lo publique en el crepúsculo del otoño. Cosas de la desidia.

En fin, lo dicho. Sigan leyendo por favor. No se pierdan uno de los mayores placeres a nuestro alcance.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Cultura, El atril de Iberia, Libros, Lord Buworld

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: