BRUCE SPRINGSTEEN, CAPÍTULO 8; TUNNEL OF LOVE (1987)

tunnel

Tras el éxito arrollador a nivel mundial de Born in the USA, su correspondiente gira y un merecido descanso, en 1987 Bruce Springsteen publicaría el que sería su octavo álbum de estudio. Un disco un poco más tranquilo y en el que, claramente, la mayoría de sus letras están impregnadas con el sello del desamor. La ruptura de su matrimonio propició una serie de piezas en las que la temática de los sueños truncados, la pasión perdida y el imperio de la rutina, castigan las almas anhelantes de amor. Si bien no obtuvo el impacto mediático y de ventas de su predecesor, no cabe duda que Tunnel of Love es un grandísimo disco, con algunas canciones excepcionales,  unas más que aceptables cifras de ventas y que aguanta muy bien el paso del tiempo.

Doce son las canciones que conforman el repertorio de Tunnel of Love, de las que uno de los cortes es una obra maestra, tres son impresionantes y ocho son  buenas canciones. Sobra decir que esto es una opinión muy personal y es uno de los discos más significativos de mi vida, en un plano estrictamente melancólico. Le tengo muchísimo cariño pero hay otros discos del boss muy superiores a este.

Cierto es que hay un himno en este disco, un tema que está entre mis cinco favoritos de toda su discografía y, solo por eso, ya merece la pena tenerlo. Hablo de una canción que llevo escuchando toda mi vida, que me pone la piel del alma de gallina, parafraseando a otro maestro. Hablo de “Brilliant Disguise”, una composición atemporal, la más clara exposición del desamor en una canción, junto al “One” de U2.

“well i’ve tried so hard baby

but i just can’t see
what a woman like you
is doing with me
so tell me who i see
when i look in your eyes
is that you baby
or just a brilliant disguise”

“Tougher than the rest”, con una poderosa intro de batería, es un precioso tema muy en la línea compositiva del boss en los ochenta, una balada ideal para saborear con alguien junto a una chimenea. Una de mis favoritas del disco. “Spare parts” es una de las canciones más movidas del disco. Un blues que recuerda a las grabaciones de los cincuenta y sesenta, un homenaje a esa América profunda que Springsteen ha sabido siempre retratar tan bien. “Tunnel of love”, de las más reconocibles con el paso del tiempo, una canción poderosa en la que el boss experimentó con los sintetizadores.

boss

El resto de canciones, si bien no llegan a mi humilde entender a la calidad de estas cuatro citadas, sí complementan de manera digna el disco. Destacaría “Ain´t got you”, una canción desnuda, guitarra y armónica, un tema muy Folk con el que comienza el disco y que ya nos manda el mensaje claro sobre la temática protagonista del trabajo. “One step up” es una balada preciosa, otra más del disco siguiendo la línea melódica que plantea desde la primera canción hasta componer un trabajo conceptual.

“Some girls they want a handsome dan

or some good-lookin’ joe on their arm
some girls like a sweet-talkin’ romeo
well ‘round here baby
i learned you get what you can get
so if you’re rough enough for love
honey i’m tougher than the rest”

En líneas generales, es un disco precioso, de esos que pones desde la primera canción e inevitablemente lo dejas transcurrir hasta el final, dejándote ese gusto melancólico en el paladar pero con la certeza de que has saboreado algo exquisito.

Siempre he señalado Tunnel of Love como el punto de partida de mi amor incondicional por este maestro del rock. Contaba yo catorce primaveras cuando un amigo me grabó este disco en un casette. Lo devoraba una y otra vez en la soledad de mi habitación, patria del adolescente taciturno. Un cuarto de siglo he tardado en comprarme el disco original y aún no encuentro explicación a semejante tardanza. Hace pocas semanas, haciendo uso de una práctica en desuso como es la de bucear en una tienda de discos, allí estaba la horrorosa portada (todo hay que decirlo), la peor de su carrera, suplicando acompañarme. Claro, no pude dejar abandonado a ese viejo amigo de mi adolescencia. Lo he vuelto a disfrutar tanto como entonces, aunque con el bagaje vital transcurrido desde aquellas lejanas escuchas primigenias.

No es el mejor disco del Boss, pero es un gran disco.

Escúchenlo si no lo han hecho. Pasará un rato agradable.

Como siempre, un placer.

José Antonio Moreno

Explore posts in the same categories: Acordes y Desacordes, Artículos, Cultura, josé antonio moreno, Música, Serial Bruce Springsteen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: