EL RITMO PERDIDO, DE SANTIAGO AUSERÓN

Una de las personas que más admiro en el panorama cultural español es un artista aragonés al que sigo desde que tengo uso de razón. Primero en su trayectoria con Radio Futura, luego en solitario como Juan Perro y ahora también como escritor. Santiago Auserón es el paradigma de artista completo, culto y que, por mucho que pasen los años, sigue ahí, destilando alta calidad y oficio a raudales. De hecho cada vez disfruto más cada trabajo que sale a la luz. Hace poco publicó un libro titulado El Ritmo Perdido (Sobre el influjo negro en la música española), que la Señorita Yolanda Olea tuvo a bien hacer encargo a Sus Majestades de Oriente.

Imagen

Desde ahora lo digo, no es un libro fácil, para nada, de hecho no lo recomendaré más que a todo aquel que ame la tradición lírica española, la poesía medieval  y del  Siglo de Oro,  los intercambios musicales en España, es decir, la herencia cultural de siglos. Debería interesarnos a todos, pero no es así, desgraciadamente. Aclaro esto porque puede parecer que es una novela autobiográfica cuando en realidad se trata de un ensayo en cierta medida, aunque lo definiría más como un trabajo de investigación de Filología y Musicología. No se trata de ser un erudito para leerlo pero sí es cierto que se ha de poseer un poco de conocimientos para no perderse en un océano de datos.

El libro consta de dos partes a mi modo de ver. Una de ellas en la que Auserón reflexiona sobre la importancia de los intercambios musicales, la influencia que los distintos pueblos que han compartido tierra íbera nos han legado, desde árabes, fenicios, judíos o negros africanos, así como todos aquellos que vinieron de las tierras conquistadas en América. Es evidente que se centra más en la negritud, pero lo cierto es que bucea en la herencia de los demás pueblos. De estos capítulos he aprendido muchísimo. Esa huella sonora que dejaron en distintas épocas en forma de ritmos y que evolucionaron en algunos casos o se perdieron en otros. He sabido de ritmos musicales como el Majurí, Zarabanda, los orígenes del flamenco, la rumba, el tango  y tantos otros que Auserón desgrana de manera minuciosa, hasta casi el éxtasis poético.  En otros capítulos confieso que me he perdido pues no soy conocedor de la métrica musical, de los compases que tan detalladamente describe el autor en forma de pentagramas y que los conocedores en la materia  habrán gozado. Yo, sinceramente, no los he disfrutado, soy ignorante en solfeo.

Imagen

Por tanto, y sin querer ahondar mucho más, El Ritmo Perdido, es un trabajo de indudable valor cultural, del que he aprendido muchísimo (y eso ya es un valor incalculable que he de agradecer en estos tiempos jodidos) pero que es muy denso y que a los profanos  en materias filológicas y de musicología se les puede hacer un tanto complicado.

Gran trabajo de investigación, Señor Auserón. Enhorabuena, Usted es sin lugar a dudas, un auténtico maestro. Gracias.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Artículos, Cultura, El atril de Iberia, Libros, Lord Buworld, Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: