EL DÍA QUE CAYÓ EL MURO

Hay acontecimientos históricos que son recordados siempre por la repercusión que tuvieron y que, décadas después, se siguen recordando como si hubiesen ocurrido ayer mismo. Se me ocurren algunos: La llegada del hombre a la Luna, el asesinato de Kennedy, el 23-F, el atentado de las Torres Gemelas, etc. Estos días se está recordando una efemérides trascendental, la Caída del Muro de Berlín, el Muro de la Vergüenza que estuvo en pie desde el 13 de Agosto de 1961 hasta el 9 de Noviembre de 1989. No voy a hacer un post político-histórico sino que me voy a centrar en las sensaciones que me produjeron. Cuando tiene lugar un hecho tan significativo, es muy común preguntarse ¿dónde estabas? o,  ¿qué  hacías aquel 9 de Noviembre de 1989?

muro3

Sí, yo estaba ya vivito y coleando ese Jueves  9  Noviembre. Aquel día la Prensa Española alertaba de que lo peor del ajuste económico aún estaba por llegar, ¿les suena de algo? Y Felipe González era el Presidente de esta casa de putas. Nada hacía presagiar lo que ocurriría aquella tarde y no voy a ser yo quien me ponga a analizarlo ahora. El caso es que aquí un servidor, era un estudiante de BUP de 16 años y aquella tarde fresca preparaba un examen de Física y Química que tenía al día siguiente. Siempre he tratado de estar al corriente de lo que ocurría, esa curiosidad siempre la he tenido, algo bueno tendría que tener. Me preocupaban y seguía los temas de actualidad y trataba de documentarme en temas en los que no estaba muy versado. Sobre el Muro de la Vergüenza sí estaba al tanto, había leído y visto muchos documentales que me dieron una óptica bastante amplia de lo que allí había pasado y sucedía.

Recuerdo ver el telediario absorto, casi hipnotizado al ver los rostros asombrados, perplejos y todavía aterrorizados de aquellos berlineses que, por primera vez en casi treinta años, podían pasar al otro lado de la ciudad. La algarabía de todos aquellos ciudadanos que se subían al Muro de la Vergüenza y casi, en un acto improvisado, empezaron a derribar aquel horror de hormigón que les enjaulaba y privaba de libertad.

muro1

Elias, mi hermano, contaba por entonces con 11 o 12 años y viendo la atención que mi padre y yo prestábamos a la pantalla de televisión, me preguntó qué pasaba, intuyendo que un hecho muy importante estaba teniendo lugar. No sé si lo que le expliqué le convenció o no, Él me lo recordaba el otro día cuando veíamos imágenes de aquel acontecimiento. Pero es curioso cómo incluso un niño, aún sin saber a ciencia cierta lo que estaba pasando, es capaz de recordar un cuarto de siglo después que algo grande pasaba.

muro2

En aquella época, la simple mención de ciudades como Berlín, Moscú, Praga o Varsovia me infundían respeto, miedo, algo oscuro e inaccesible. Hoy día eso ha cambiado. Afortunadamente,  se derrumbó una de las mayores construcciones del terror, de la vergüenza, de la atrocidad al que el ser humano puede someter a sus semejantes. Aquello ocurrió y yo pude verlo.

Como siempre, un placer.

Lord Buworld

Explore posts in the same categories: Actualidad, Artículos, Lord Buworld, Reflexion

One Comment en “EL DÍA QUE CAYÓ EL MURO”

  1. Eli Says:

    Tengo flashes de aquel día. Recuerdo no saber qué estaba pasando y también esa intuición de la que hablas.
    Magnífico post.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: